La cámara baja respalda las uniones homosexuales en Francia

miércoles 13 de febrero de 2013 10:36 CET
 

PARÍS (Reuters) - La cámara baja del Parlamento francés respaldó el martes los matrimonios del mismo sexo, despejando el camino para que se convierta en ley después de que se hayan producido en las calles marchas multitudinarias a favor y en contra de la medida.

La iniciativa es la reforma social más importante de Francia desde la abolición de la pena de muerte en 1981, pero a ella se oponen grupos conservadores de un país de mayoría católica, además de muchos musulmanes y evangélicos.

Suponiendo que el Senado la apruebe en la votación del 2 de abril, Francia se sumará a los otros once países, entre ellos Bélgica, Portugal, Holanda, España, Suecia, Noruega y Sudáfrica donde el matrimonio de personas del mismo sexo es legal.

"Hemos librado una batalla grande y noble", dijo la ministra de Justicia, Christiane Taubira, promotora principal del proyecto de ley, a los periodistas antes de que éste fuera aprobado por 329 votos frente a 229.

Los socialistas del presidente François Hollande son mayoría en la Asamblea Nacional, lo que les permite superar los intentos de la oposición de retrasar los procedimientos con unas 5.000 enmiendas que llevaron más de cien horas de agrio debate. Los socialistas y sus aliados tienen mayoría en el Senado.

Conocido en Francia como el "matrimonio para todos", el proyecto de ley de uniones homosexuales ha resultado ser la iniciativa social más controvertida de los nueve meses en el poder del Gobierno de Hollande.

Un sondeo del 13 de enero de la encuestadora CSA mostró que el proyecto había dividido a la población, con una ligera mayoría del 51 por ciento a favor y un 43 por ciento en contra.

Los legisladores descartaron un plan que permitiría a las lesbianas tener acceso a la inseminación artificial, una idea que había sido cuestionada entre los ciudadanos. Un proyecto aparte sobre este asunto se debatirá este año.

/Por Emile Picy/

 
La cámara baja del Parlamento francés respaldó el martes los matrimonios del mismo sexo, despejando el camino para que se convierta en ley después de que se hayan producido en las calles marchas multitudinarias a favor y en contra de la medida. En la imagen, vista general de la Cámara Baja de Francia en París, el 12 de febrero de 2013. REUTERS/Charles Platiau