Ministros de la UE tendrán una reunión sobre la carne de caballo

martes 12 de febrero de 2013 17:52 CET
 

LONDRES (Reuters) - Las autoridades británicas y de la Unión Europea intentarán determinar el miércoles cómo contener un escándalo en torno a carne de caballo vendida como ternera, que ha impactado a los consumidores y expuesto fallos en los sistemas europeos de control de seguridad alimentaria.

El escándalo, que afecta a un creciente número de países y vendedores europeos, comenzó en irlanda cuando su organismo de seguridad alimentaria detectó carne de cabello en hamburguesas congeladas de ternera.

La revelación planteó dudas sobre la cadena alimentaria e hizo que los gobiernos emitieran una advertencia a nivel de la UE.

Owen Paterson, secretario británico de Medio Ambiente, dijo el martes al Parlamento que se reunirá con las autoridades de la UE en Bruselas el miércoles para buscar un plan de acción.

"Está claro por mis conversaciones con ministros europeos y el comisario (Tonio) Borg que la Comisión Europea reconoce la urgencia de los incidentes actuales", dijo.

El primer caso salió a la luz el 15 de enero, cuando las pruebas de rutina de la Autoridad e Seguridad Alimentaria en Irlanda descubrieron carne de caballo en hamburguesas de ternera congeladas fabricadas por empresas en Irlanda y Reino Unido y vendidas en cadenas de supermercados como Tesco, el mayor minorista británico.

El asunto ha causado una especial consternación en Reino Unido, donde comer caballo es prácticamente tabú.

La preocupación aumentó la semana pasada cuando la división británica del grupo de congelados Findus [FODVT.UL] empezó a retirar su lasaña de ternera asesorada por su proveedor francés Comigel, después de que las pruebas mostraran una concentración de carne equina de entre el 60 y el 100 por ciento.

PLATOS DE CABALLO   Continuación...

 
Las autoridades británicas y de la Unión Europea intentarán determinar el miércoles cómo contener un escándalo en torno a carne de caballo vendida como ternera, que ha impactado a los consumidores y expuesto fallos en los sistemas europeos de control de seguridad alimentaria. En la imagen, un aviso de retirada de productos en carne congelada que ha dado positivo en carne de caballo, en un supermercado Aldi en el noroeste de Londres, el 9 de febrero de 2013. REUTERS/Suzanne Plunkett