Activistas liberales instan a introducir cambios en la Iglesia

martes 12 de febrero de 2013 15:22 CET
 

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - Partidarios de una reforma liberal en la Iglesia católica esperan que el sucesor de Benedicto XVI dé una mayor voz a las mujeres y reconsidere las normas sobre el celibato, el acceso de las mujeres al sacerdocio y permita las parejas del mismo sexo.

Benedicto XVI, que, como su predecesor Juan Pablo II, se oponía firmemente a la ordenación de mujeres sacerdotes y describía el matrimonio gay como una amenaza para el futuro de la humanidad, dijo el lunes que dimitiría al finales de febrero, la primera abdicación de un papa en 700 años.

La Conferencia para la Ordenación de las Mujeres (WOC), un grupo a favor de las mujeres sacerdote, dijo que la Iglesia estaba pidiendo a gritos un líder que dé a las mujeres un papel más destacado en la toma de decisiones.

"El actual sistema continúa siendo un 'antiguo club de chicos' y no permite que la voz de la mujer participe en la decisión sobre el próximo líder de nuestra Iglesia", dijo la directora de WOC Erin Saiz Hanna.

"La gente de la Iglesia está desesperada por un líder que esté abierto al diálogo, que tenga el coraje de crear sistemas que aborden el sexismo, la exclusión y los abusos en nuestra Iglesia", dijo.

WOC dijo que respetaba la decisión de Benedicto XVI de dimitir y que le preocupaba su salud, pero agregó que el pontífice de 85 años había dado "pasos atrás significativos" para las mujeres durante su papado.

El año pasado, el Papa reiteró la prohibición de que las mujeres accedan al sacerdocio y dijo que no toleraría desobediencia de clérigos respecto a enseñanzas fundamentales.

Bajo su liderazgo, el Vaticano combatió a los defensores de la ordenación de mujeres, sancionó a un cura austriaco, el padre Helmut Schueller, por desafiar el punto de vista sobre las mujeres sacerdote y cesó al clérigo estadounidense Ray Bourgeois por un activismo similar.

DISCUSIÓN MÁS AMPLIA   Continuación...

 
Partidarios de una reforma liberal en la Iglesia católica esperan que el sucesor de Benedicto XVI dé una mayor voz a las mujeres y reconsidere las normas sobre el celibato, el acceso de las mujeres al sacerdocio y permita las parejas del mismo sexo. En la imagen, la basílica de San Pedro en una imagen del 12 de febrero de 2013. REUTERS/ Stefano Rellandini