El noreste de EEUU comienza a recuperarse tras las nevadas

domingo 10 de febrero de 2013 18:04 CET
 

BOSTON/NUEVA YORK, EEUU (Reuters) - El noreste de Estados Unidos comenzaba a recuperarse el domingo tras una tormenta que acumuló hasta 40 centímetros de nieve en algunas zonas y generó vientos huracanados, dejando un saldo de al menos nueve muertos y cientos de miles de personas sin electricidad.

Durante la madrugada del domingo, las empresas de servicios públicos informaron de que unos 350.000 clientes siguen sin electricidad en nueve estados, después de que la nieve derribara ramas de árboles y cables eléctricas.

El tráfico aéreo comenzaba el domingo a volver a la normalidad después de que unos 5.800 vuelos fueran cancelados el viernes y sábado, según FlightAware, un servicio de que supervisa los vuelos.

El aeropuerto Bradley International, en Windsor Locks, Connecticut, y el MacArthur, en Long Island, reabrieron sus puertas el domingo por la mañana. Ambas terminales permanecieron cerradas el sábado. El aeropuerto Logan International, en Boston, reabrió sus puertas el sábado por la tarde, según la Administración Federal de Aviación.

En tanto, las inusuales prohibiciones para realizar desplazamientos terrestres en Connecticut y Massachusetts fueron levantadas, pero las carreteras de la región siguen siendo peligrosas para los conductores, según los departamentos de transporte estatales.

Mientras el noreste de Estados Unidos se recupera, otra gran tormenta invernal se está formando en las llanuras del norte, y se espera que deje cerca de 30 centímetros de nieve y genere fuertes vientos desde Colorado hasta el centro de Minnesota, dijo el Servicio Nacional de Meteorología.

Se espera que el estado de Dakota del Sur sea el más afectado por esta nueva tormenta, con vientos que alcanzarían los 80 kilómetros por hora. La tormenta llegaría además a zonas de Nebraska, Dakota del Norte, Wyoming y Wisconsin.

La gigantesca tormenta que afectó duramente vastas zonas de Estados Unidos el viernes y el sábado se extendió desde la región de los Grandes Lagos hasta el Atlántico, cubriendo varios lugares del noreste del país con más de un metro de nieve. Connecticut, Rhode Island y Massachusetts fueron los estados más afectados.

La ciudad de Hamden, en Connecticut, acumulaba en sus calles hasta 40 centímetros de nieve, según el Servicio Nacional de Meteorología.   Continuación...

 
El noreste de Estados Unidos comenzaba a recuperarse el domingo tras una tormenta que acumuló hasta 40 centímetros de nieve en algunas zonas y generó vientos huracanados, dejando un saldo de al menos nueve muertos y cientos de miles de personas sin electricidad. En la imagen del 9 de febrero se puede ver a unos hombres limpiando sus coches en la localidad de Medford, Massachusetts. REUTERS/Jessica Rinaldi