Una poderosa tormenta de nieve se abate sobre el nordeste de EEUU

viernes 8 de febrero de 2013 20:26 CET
 

BOSTON/NUEVA YORK (Reuters) - Una ventisca se cernía el viernes sobre el nordeste de Estados Unidos, acortando la semana laboral para millones de personas que temían quedarse bloqueados, mientras las autoridades ordenaban cerrar carreteras antes de la nevada, que según las previsiones podría superar récords.

Las autoridades se apresuraban a prepararse para la tormenta, que ya ha provocado un enorme choque masivo en las carreteras del sur de Maine y aplazado el campeonato nacional de trineo en ese estado.

Con lo peor del frente climático aún por llegar, los gobernadores de Massachusetts, Rhode Island y Connecticut declararon estado de emergencia y emitieron prohibiciones sobre el tráfico en la tarde del viernes.

"El nivel de la ventisca y la visibilidad reducida durante la hora de mayor tráfico en la noche hará que los viajes seguros sean casi imposibles", dijo a periodistas el gobernador de Massachusetts, Deval Patrick.

Desde Nueva York hasta Maine, la tormenta empezó con suavidad con una ligera capa de nieve, pero las autoridades instaron a los vecinos a ir a casa, sin correr el riesgo de quedarse atascados cuando la ventisca arrecie el viernes por la noche.

Aún en sus primeros momentos, la tormenta creó algo de pánico. Los conductores hacían cola en las gasolineras para llenar el depósito, las tiendas de comida se veían arrasadas mientras los clientes acaparaban leche y pan, y los viajeros se enfrentaban a retrasos y cancelaciones de vuelos.

Una vasta región de Nueva Inglaterra, incluyendo al noreste de Connecticut, Providence, Rhode Island, y el área de Boston, posiblemente recibirán entre 60 y 76 centímetros nieve, y en algunas zonas podría caer hasta un metro de nieve antes de que la ventisca finalice el sábado por la mañana, dijo Jerry Paul, meteorólogo senior de Weather Insight, una unidad de Thomson Reuters.

En su máximo nivel, las ráfagas de viento podrían alcanzar 105 kilómetros por hora, destacó. La nevada más abundante de Boston, de 70,1 centímetros, ocurrió en el 2003.

VUELOS CANCELADOS   Continuación...

 
Una ventisca se cernía el viernes sobre el nordeste de Estados Unidos, acortando la semana laboral para millones de personas que temían quedarse bloqueados, mientras las autoridades ordenaban cerrar carreteras antes de la nevada, que según las previsiones podría superar récords. En la imagen, una mujer avanza protegíéndose de la nieve con un paraguas en Boston. REUTERS/Brian Snyder