Los fabricantes de juguetes apuntan a padres antipantallas

viernes 8 de febrero de 2013 12:46 CET
 

NUEVA YORK (Reuters) - Cuando Sara Tsiropinas, de 36 años, va de compras con su hija Maya de tres años, esta madre residente en Nueva York evita los pasillos dedicados a juguetes electrónicos.

Esta diseñadora de arquitectura forma parte de los padres muy estrictos sobre la cantidad de tiempo que pasan sus hijos frente a cualquier pantalla, ya sea un videojuego, iPad o televisión.

Tsiropinas permite a su hija ver la televisión unas dos horas a la semana y en su lugar prefiere que Maya pase el tiempo con sus bloques de madera y muñecos. No está sola.

En 2012, un año en que los fabricantes de juguetes apostaron fuerte por los "AppCessories", o artículos de juego que adquirían vida cuando se conectaban a un iPad, iPhone o iPod, los compradores estadounidenses gastaron más dinero en juegos de construcción, artículos de manualidades, muñecas y juguetes para preescolares en su lugar, según datos de NPD.

Eso obligó a los fabricantes de juguetes, grandes y pequeños, a centrarse más en reavivar los juguetes tradicionales en sus artículos para 2013 y muchos de ellos estarán disponibles en la Feria del Juguete Estadounidense, que oficialmente arranca el domingo en Nueva York.

El resurgimiento del interés en los juguetes clásicos son buenas noticias para empresas como el fabricante danés Lego, conocido por sus coloridos bloques de construcción, y también es bienvenido tanto por los padres como por los médicos.

"Son grandes noticias. Los mejores juguetes son cosas como muñecas y bloques, camiones y coches, lápices y papel y ceras", dijo Kenneth Ginsburg, pediatra del Hospital Infantil de Filadelfia. "Comprometen totalmente la imaginación de un niño".

"Lo que queremos es que los niños no estén sentados de las pantallas todo el día y no se les haga entrega de su entretenimiento", dijo Ginsburg, profesor de pediatría en la escuela de medicina de la Universidad de Pensilvania.

/Por Dhanya Skariachan/

 
Cuando Sara Tsiropinas, de 36 años, va de compras con su hija Maya de tres años, esta madre residente en Nueva York evita los pasillos dedicados a juguetes electrónicos. En esta imagen de archivo, Helene Haga (a la derecha), su padre Trond (centro) y su hermano Henrik (izquierda) en el Festival de Lego anual, en el Museo Técnico de Oslo, el 6 de octubre de 2012. REUTERS/Lise Aserud/NTB Scanpix