Viena se prepara para ir de fiesta como si fuera 1899

miércoles 6 de febrero de 2013 18:28 CET
 

VIENA (Reuters) - Asistir al baile de la Ópera de Viena este año será un sueño hecho realidad para la actriz Mira Sorvino, según dijo el Miércoles la ganadora de un Oscar mientras la capital austriaca da los últimos toques a su acto social más deslumbrante.

"Me siento como si fuera al baile de un cuento de hadas, como Cenicienta llegando al baile", dijo a la prensa.

"Sólo espero bailar correctamente el vals".

Las noticias sobre los famosos que acudirán y lo que vestirán para la fiesta del jueves llevan días saturando los medios austriacos. La exclusiva cita -los palcos cuestan hasta 18.500 euros cada uno - se emite en directo por televisión y el año pasado logró 1,6 millones de espectadores en un país de 8,4 millones de habitantes.

El diseñador alemán Harald Gloeoeckler tiene previsto acudir en un carruaje tirado por seis caballos, con seis pajes ataviados con ropas rococó, según dijo el modisto al diario Heute.

"El Baile de la Ópera resulta radiante y glamouroso como ningún otro acto en el mundo salvo quizá los Oscar. Se celebra en una maravillosa ciudad y un lugar tradicional. Y no se entrega ningún premio, así que nadie tiene que temer por irse con las manos vacías. Simplemente tienes que estar allí", dijo.

Las normas de vestuario para el baile, para el que no quedan entradas, es de chaqué y corbata blanca para los hombres y vestidos de largo para las mujeres.

Sorvino es invitada del magnate vienés de la construcción y activo participante de la vida social Richard Lugner, de 80 años, que invita a famosos todos los años para acompañarle a la opulenta fiesta. Este año también lleva a la actriz italiana Gina Lollobrigida.

Paris Hilton, Dita von Teese y Sophia Loren han ido con Lugner en años pasados, pero la estrella de Hollywood Lindsay Lohan y la actriz Bo Derek rechazaron su oferta tras no llegar a un acuerdo.   Continuación...

 
Asistir al baile de la Ópera de Viena este año será un sueño hecho realidad para la actriz Mira Sorvino, según dijo el Miércoles la ganadora de un Oscar mientras la capital austriaca da los últimos toques a su acto social más deslumbrante. En la imagen, la actriz estadounidense Mira Sorvino y su anfitrión Richard Lugner llegan a una rueda de prensa en Viena el 6 de febrero de 2013. REUTERS/Heinz-Peter Bader