Falla un ensayo clave de una nueva vacuna contra la tuberculosis

lunes 4 de febrero de 2013 16:26 CET
 

CHICAGO (Reuters) - Un estudio sobre la primera vacuna contra la tuberculosis (TB) en 90 años mostró que la inmunización no daba un beneficio adicional a la ya existente a la hora de proteger a bebés de la infección, un resultado decepcionante pero no totalmente inesperado, dijeron investigadores.

La vacuna, conocida como MVA85A, es la más avanzada de más de una docena de inmunizaciones que actualmente están siendo evaluadas en personas, y los científicos están investigando en los resultados para saber por qué falló el ensayo y cómo los resultados pueden influir en futuros estudios.

MVA85A fue desarrollada por investigadores de la Universidad de Oxford en Reino Unido, con el apoyo de Aeras, Wellcome Trust, la Comisión Europea y el Consorcio de Tuberculosis Emergente de Oxford, una sociedad conjunta entre Oxford y Emergent Biosolutions.

"Obviamente, a todos nos hubiera gustado ver una mayor protección", dijo la doctora Ann Ginsberg de Aeras, una entidad biotecnológica sin ánimo de lucro con sede en Rockville, Maryland y financiada en gran parte por la Fundación Bill & Melinda Gates.

La vacuna actual contra la TB, conocida como Bacille Calmette-Guérin o BCG, fue desarrollada en 1921 y se administra rutinariamente a los bebés en los países con altas tasas de tuberculosis para prevenir la enfermedad.

No obstante, la protección desaparece en unos años y la BCG no protege contra la forma más común de tuberculosis que invade los pulmones de los adultos y adolescentes, y que puede contagiarse mediante la tos y los estornudos.

Para el estudio, publicado en la revista médica The Lancet, expertos evaluaron la vacuna en casi 3.000 bebés sanos de Sudáfrica que habían recibido la BCG. La mitad también recibió la nueva vacuna y la mitad sirvió como grupo de control mediante la recepción de placebo.

Tras un período de seguimiento de alrededor de dos años, 32 bebés en el grupo que recibió la MVA85A desarrolló TB, frente a 39 que lo hicieron en el grupo de control, lo que implica una mejora modesta pero estadísticamente insignificante.

Los investigadores dijeron que la protección observada en los bebés era mucho menor que la que habían registrado en adultos a los que se había aplicado la vacuna, y que planean analizar más detenidamente el estudio para comprender el por qué.   Continuación...