Ahmadineyad dice estar listo para ser el primer iraní en el espacio

lunes 4 de febrero de 2013 15:42 CET
 

DUBAI (Reuters) - El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, dijo el lunes que estaba preparado para convertirse en el primer ser humano que es enviado al espacio por la república islámica, informaron medios locales.

Irán anunció la semana pasada que había lanzado con éxito un mono al espacio y consiguió hacerlo regresar vivo a la Tierra, un hecho que fue considerado por las autoridades locales como un paso significativo en el objetivo de poner en órbita a seres humanos.

El lanzamiento elevó la preocupación en Occidente sobre el programa espacial de Irán, puesto que la misma tecnología de cohetes podría usarse para lanzar una cabeza nuclear en un misil balístico.

"Estoy listo para ser el primer humano que es enviado al espacio por científicos iraníes", dijo Ahmadineyad el lunes, en el marco de una exhibición sobre avances espaciales en Teherán, según la agencia de noticias Mehr.

"Enviar seres vivos al espacio es el resultado de los esfuerzos y la dedicación de miles de científicos iraníes", agregó.

Ahmadineyad es conocido por sus provocadores comentarios públicos y no estaba claro si la sugerencia iba en serio.

Su segundo y último periodo termina en junio y su influencia política se ha diluido desde que sus aliados dejaron de controlar el Parlamento a inicios de su actual mandato y después de que pareciera haber perdido el apoyo del líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei.

El domingo, compareció ante el Parlamento para exhibir una grabación que según dijo aportaba pruebas sobre la corrupción en la familia del líder del Parlamento iraní, Ali Larijani, su archirrival y posible favorito para sucederle como presidente.

Larijani y su hermano Fazel rechazaron las acusaciones.

 
El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, dijo el lunes que estaba preparado para convertirse en el primer ser humano que es enviado al espacio por la república islámica, informaron medios locales. En la imagen, Ahmadineyad en un acto en Islamabad el 22 de noviembre de 2012. REUTERS/Mian Khursheed