Aumenta el número de niños diabéticos que requieren insulina

lunes 4 de febrero de 2013 13:25 CET
 

(Reuters) - El número de casos de diabetes tipo 1 que requieren insulina creció abruptamente en niños menores de cinco años en Filadelfia a lo largo de dos décadas, y se han visto paralelismos en Estados Unidos y en Europa, según un estudio estadounidense.

Los investigadores cuyo trabajo apareció en la publicación Diabetes Care hallaron que el número de niños por debajo de los cinco años diagnosticados con diabetes tipo 1 ha aumentado un 70 por ciento en 2005 respecto a 1985, cuando comenzó el registro de estos pacientes.

El número de casos diagnosticados entre todos los niños hasta la edad de 14 años creció un 29 por ciento.

"¿Por qué estamos viendo este gran incremento en la diabetes tipo 1 en niños muy jóvenes?", dijo el líder de la investigación Terri Lipman, profesor en la Escuela de Enfermería de la Universidad de Pensilvania.

De las dos formas más comunes de diabetes, la tipo 2 normalmente afecta a adultos que aún pueden producir insulina, pero cuyos cuerpos no pueden usar la hormona para regular el azúcar en sangre.

La tipo 1, previamente conocida como diabetes juvenil, afecta típicamente a niños cuyos sistemas inmunes han matado a las células productoras de insulina en el páncreas. La enfermedad normalmente es mortal si no recibe tratamiento.

En 1985, según un registro de niños diagnosticados con diabetes tipo 1 en Filadelfia, 13,4 de cada 100.000 niños fueron nuevamente diagnosticados con la enfermedad. En 2004, la cifra fue de 17,2 casos por cada 100.000.

Los enfermos de diabetes tipo 1 deben tomar insulina, pero muchos diabéticos del tipo 2 pueden controlar la enfermedad con medicación, dieta y ejercicio.

ESTILO DE VIDA SALUDABLE   Continuación...

 
El número de casos de diabetes tipo 1 que requieren insulina creció abruptamente en niños menores de cinco años en Filadelfia a lo largo de dos décadas, y se han visto paralelismos en Estados Unidos y en Europa, según un estudio estadounidense. En la imagen de archivo, un padre enseña a su hijo el equipo de insulina para tratar su diabetes tipo en su casa de Acton, Massachusetts, el 23 de julio de 2011. REUTERS/Brian Snyder