Menos fuegos artificiales en el Año Nuevo de Pekín por la niebla

sábado 2 de febrero de 2013 14:28 CET
 

PEKÍN (Reuters) - Pekín pidió el viernes a sus habitantes que lanzaran una cantidad menor de fuegos artificiales durante el período del Año Nuevo chino que se celebra este mes debido a la notoria niebla de la capital china, ya que se enfrenta a una crisis persistente en cuanto a calidad del aire.

La calidad del aire en Pekín ha estado la mayor parte del tiempo por encima de unos niveles "muy dañinos" y "peligrosos" durante alrededor de dos semanas, aunque los fuertes vientos despejaron el viernes la niebla.

El Año Nuevo chino, que comienza el 10 de febrero, está marcado por desenfrenados alardes de fuegos artificiales tradicionalmente pensados para traer buena suerte para el año entrante, convirtiendo las ciudades en algo similar a zonas de guerra y ennegreciendo los cielos con un humo espeso durante horas y horas.

"Para mejorar la calidad del aire y crear un ambiente favorable para usted y los miembros de su familia, por favor lance menos fuegos artificiales o no los lance, de cara a reducir las emisiones de sustancias contaminantes", dijo la agencia oficial de noticias Xinhua citando a un responsable anónimo de la Oficina de Fuegos Artificiales y Petardos de Pekín.

Los tres principales minoristas de fuegos artificiales de la ciudad han reducido a 750.000 el número de envases de fuegos artificiales en stock para las fiestas, frente a los 810.000 del año pasado.

El número de tiendas autorizadas para vender fuegos artificiales también se ha reducido a 1.337 frente a las 1.429 del año anterior, añadió Xinhua.

La contaminación en Pekín excede regularmente la cifra de 500 según un índice que mide las partículas en el aire con un diámetro de 2,5 micrómetros. Por encima de 300 está considerado como peligroso, mientras que la Organización Mundial de la Salud recomienda un nivel diario de no más de 20.

El pasado mes la contaminación batió un récord, ya que entre 30 y 45 veces estuvo por encima de los niveles de seguridad recomendados, cubriendo la ciudad con una nube nociva espesa que obligó a que varios vuelos permanecieran en tierra y las personas en sus hogares, además de generar medidas de emergencia como el cierre de fábricas.

 
Pekín pidió el viernes a sus habitantes que lanzaran una cantidad menor de fuegos artificiales durante el período del Año Nuevo chino que se celebra este mes debido a la notoria niebla de la capital china, ya que se enfrenta a una crisis persistente en cuanto a calidad del aire. En la imagen, de 31 de enero, varios trabajadores llevan cajas en el parque olímpico de Pekín en un día de niebla. REUTERS/China Daily