China considera poner fin a 13 años de prohibición de las videoconsolas

lunes 28 de enero de 2013 13:13 CET
 

SHANGHÁI (Reuters) - China está considerando levantar la prohibición que impuso hace más de una década sobre las videoconsolas, según informó el lunes el periódico oficial China Daily, lo que hizo subir las acciones de fabricantes de hardware como Sony y Nintendo.

En noviembre, la PlayStation 3 de Sony recibió un certificado de calidad de un organismo de estándares de seguridad chino, lo que desató especulaciones de que Pekín levantaría la prohibición, que el Gobierno dijo fue impuesta en el año 2000 para salvaguardar el desarrollo mental y físico de los niños.

"Estamos revisando la política y hemos realizado algunas encuestas y mantenido discusiones con otros ministerios sobre la posibilidad de apertura del mercado de las videoconsolas", dijo el China Daily citando una fuente anónima del Ministerio de Cultura.

"Sin embargo, dado que la prohibición la impusieron siete ministerios más hace una década, necesitaremos la aprobación de todas las partes para levantarla".

Un responsable del departamento de mercado cultural del ministerio, que es responsable de la legislación, desmintió la información.

"El ministerio no está considerando levantar la prohibición", dijo a Reuters, identificándose sólo como Bai.

Yoshiko Uchiyama, portavoz de Sony Computer Entertainment, una filial de Sony, dijo que no comentaría directamente la información.

"Nuestra postura hacia el negocio en China no ha cambiado. Por supuesto, sabemos que China es un mercado prometedor para nuestro negocio, y siempre estamos considerando y preparando oportunidades de negocio y posibilidades (en el país)", dijo.

Un portavoz de Nintendo rechazó hacer comentarios.   Continuación...

 
China está considerando levantar la prohibición que impuso hace una década sobre las videoconsolas, según informó el lunes el periódico oficial China Daily, lo que hizo subir las acciones de fabricantes de hardware como Sony y Nintendo. En la imagen, de 7 de enero, la vídeoconsola Wii U de Nintendo. REUTERS/Yuriko Nakao