El Parlamento ruso apoya la prohibición de la "propaganda gay"

viernes 25 de enero de 2013 17:19 CET
 

MOSCÚ (Reuters) - El Parlamento ruso apoyó el viernes un proyecto de ley que prohíbe la "propaganda homosexual", en lo que sus detractores dicen que es un intento del presidente Vladimir Putin de reunir apoyos en un país mayoritariamente conservador a nivel social.

Solo un diputado en la Cámara Baja - la Duma - votó contra la ley, pero fuera el ambiente estuvo mucho más caldeado, y la Policía detuvo a 20 personas en los enfrentamientos entre cristianos ortodoxos y activistas gays que hicieron una protesta besándose.

"Vivimos en Rusia, no en Sodoma y Gomorra", dijo el diputado de Rusia Unida - el partido de Putin - Dmitry Sablin antes de la votación, que acabó con 388 votos a favor y uno en contra de un total de 450 diputados.

"Rusia es un país con miles de años de historia fundado en sus propios valores tradicionales, la protección de los cuales me es más importante que incluso el petróleo y el gas".

La veterana activista de derechos humanos Lyudmila Alexeyeva calificó de "medieval" el proyecto de ley dijo que pretende atraer a los votantes más conservadores, después de meses de manifestaciones contra Putin que han reducido su popularidad.

"(La Duma) confía en la ignorancia de la gente que piensa que la homosexualidad es una especie de distorsión", dijo.

La ley ha ampliado las divisiones en un país ya fracturado por manifestaciones contra Putin que, aunque han remitido en los últimos meses, han minado su imagen como líder que puede unir y proteger a todos los rusos.

Putin, que volvió a la presidencia en mayo, ha defendido lo que considera los valores tradicionales y conservadores de Rusia. El presidente ha buscado cada vez más el apoyo de la Iglesia ortodoxa, una de las instituciones más influyentes del país, para compensar su pérdida de popularidad.

ENFRENTAMIENTOS   Continuación...

 
El Parlamento ruso apoyó el viernes un proyecto de ley que prohíbe la "propaganda homosexual", en lo que sus detractores dicen que es un intento del presidente Vladimir Putin de reunir apoyos en un país mayoritariamente conservador a nivel social. Imagen unas activistas gays besándose tras ser alcanzadas por unos huevos durante una protesta fuera de la Duma, la Cámara Baja rusa, en Moscú el 22 de enero. REUTERS/Sergei Karpukhin