Baile de Obama: No había espacio para bailar, pero fue una noche memorable

martes 22 de enero de 2013 12:44 CET
 

WASHINGTON (Reuters) - Quien acuñara la frase "el botín para el vencedor" no estaba pensando en la fiesta oficial de investidura del segundo mandato de Barack Obama.

Llamaron a las puertas y le ayudaron a ganar la reelección, pero cuando los partidarios de Obama se pusieron sus mejores galas para celebrar el inicio del segundo mandato del presidente, se tuvieron que conformar con cacahuetes y galletas saladas.

"¿Esta es la comida? No me encanta la verdad. Es para los pájaros", dijo Ben Shelly, que ayudó a movilizar el voto para Obama en la reserva Navajo en Arizona.

Bailar también fue difícil: había demasiada gente frente al escenario para poder mover poco más que el hombro cuando estrellas del pop como Alicia Keys y Brad Paisley interpretaron sus éxitos.

Pero eso no frenó a los seguidores de Obama de festejar con su presidente lo conseguido tras la tensión de la campaña electoral y antes de que comience el duro trabajo del segundo mandato.

"Me encanta el hecho de que haya sido reelegido el primer presidente afroamericano en contra de todos los pronósticos de la economía", dijo Vega Subramanian, un inmigrante indio que asistió con su esposa. "Quiero hacer todo lo que pueda para apoyar sus puntos de vista a favor de los derechos de los inmigrantes, de los homosexuales y de todos nosotros".

Los bailes inaugurales han sido una constante de Washington desde los primeros días de la ciudad, cuando James Madison celebró su toma de posesión con un baile en un hotel céntrico en 1809.

El evento se desmadró un poco en el baile inaugural de Andrew Jackson en 1829, cuando miles de participantes acudieron a la Casa Blanca, rompiendo miles de dólares en porcelana china y obligando al nuevo presidente a huir a Virginia por la noche. Los empleados de la residencia presidencial lograron reconducir la situación llevando las cubas de ponche al césped.

La fiesta de James Buchanan de 1857 contó con miles de kilos de ostras y jamones.   Continuación...

 
Quien acuñara la frase "el botín para el vencedor" no estaba pensando en la fiesta oficial de investidura del segundo mandato de Barack Obama. En la imagen, la primera dama de EEUU, Michelle Obama, con un vestido rojo de Jason Wu, baila con el presidente Barack Obama en el baile del Comandante en Jefe, en Washington, el 21 de enero de 2013. REUTERS/Pablo Martinez Monsivais/POOL