Un director del Bolshoi, atacado con ácido, podría perder la vista

viernes 18 de enero de 2013 13:06 CET
 

MOSCÚ (Reuters) - Un director del ballet Bolshoi ruso sufrió quemaduras graves cuando le tiraron ácido a la cara, dijo la policía y los medios de comunicación el viernes, en un ataque que el director del prestigioso teatro dijo que era parte de una campaña de intimidación.

El director artístico del ballet, Sergei Filin, fue atacado en las afueras de su apartamento a última hora del jueves, dijo la policía y compañeros. La agencia de noticias Interfax citó una fuente médica que describió su estado como estable.

Previamente Channel TV dijo que los médicos "estaban tratando de salvarle la vista".

El teatro situado en el centro de Moscú es un símbolo de la cultura rusa y una gran atracción para turistas locales y extranjeros, pero ha vivido peleas de poder entre bailarines y directores durante sus más de 200 años de historia.

Su responsable, Anatoly Iksanov, dijo que creía que el ataque era una muestra de discordia en el Bolshoi, y que el culpable "debería buscarse entre aquellos a quienes beneficiaría comprometer la dirección del teatro".

Iksanov dijo que Filin, de 42 años, le había contado que este mes había sufrido algunos incidentes, como los neumáticos de su coche rajados, o su correo electrónico pirateado.

La madre de Filin, Natalya, dijo que había sido amenazado y que no sabía quién podría estar detrás del ataque, informó la agencia de noticias estatal RIA.

"Lo que me importa ahora es la salud de mi hijo, que no pierda la vista", fue citada.

La policía de Moscú dijo que un atacante no identificado había tirado ácido a la cara de un director de un Bolshoi, pero no identificó a la víctima.

La emisora de radio Ekho Moskvy dijo que Filin sufría quemaduras de tercer grado y que los médicos estimaban que tardaría unos seis meses en recuperarse.

 
Un director del ballet Bolshoi ruso sufrió quemaduras graves cuando le tiraron ácido a la cara, dijo la policía y los medios de comunicación el viernes, en un ataque que el director del prestigioso teatro dijo que era parte de una campaña de intimidación. En la imagen de archivo, un guarda en la entrada del Bolshoi, el 28 de octubre de 2011. REUTERS/Sergei Karpukhin