El arte no es sólo para "un uno por ciento", dice el CEO de Christie's

jueves 17 de enero de 2013 16:02 CET
 

LONDRES (Reuters) - El público general se percata del mercado del arte habitualmente cuando un comprador anónimo paga una suma desorbitada para adquirir una cotizada pintura o escultura.

En 2012, "El grito" de Edvard Munch alcanzó 120 millones de dólares (unos 90 millones de euros), una obra abstracta de Mark Rothko se disparó hasta los 87 millones de dólares y una pintura del renacimiento de Rafael se vendió en 48 millones de dólares, todos en un año en que llegar a fin de mes ha sido la prioridad de la mayoría de las personas.

Aún así Steven Murphy, el primer estadounidense que dirige la casa de subastas Christie's desde su creación en 1766, está convencido de que la clave para el éxito futuro tras otro año de ventas récord no depende del "uno por ciento" sino de un grupo mucho más amplio de amantes de arte.

El directivo de 58 años, que trabajó en publicidad y música antes de su sorprendente nombramiento como responsable de la mayor casa de subastas del mundo hace dos años, quiere que el mundo del arte se desprenda de su imagen viciada de que es un club exclusivo para ricos.

"Es sexy, está de moda y es noticioso hablar sobre la obra más importante en una sola venta en una sola noche, pero uno tiene que cuidarse de la miopía de centrarse sólo en esa actividad tan importante", dijo Murphy a Reuters.

"Un 20 por ciento de nuestros compradores en el último año eran nuevos en Christie's, nunca compraron antes aquí", dijo en una entrevista en la sede de la empresa en el centro de Londres, sentado junto a un pequeño Picasso que se subastará el mes que viene.

Se refería a una de las estadísticas alentadoras del informe anual de ventas de la empresa, que el jueves mostró unos ingresos récord de 3.900 millones de libras en 2012 (4.700 millones de euros), un aumento del 10 por ciento respecto a 2011.

En 2009, cuando el mercado del arte se contrajo fuertemente por la crisis financiera mundial, las ventas sólo fueron de 2.100 millones de libras.

El incremento global en 2012 se produjo pese a un descenso en las ventas de las subastas asiáticas de Christie's, que cayó un cuarto a 415 millones de libras tras ser durante años el motor de crecimiento.   Continuación...

 
El público general se percata del mercado del arte habitualmente cuando un comprador anónimo paga una suma desorbitada para adquirir una cotizada pintura o escultura. En 2012, "El grito" de Edvard Munch alcanzó 120 millones de dólares (unos 90 millones de euros), una obra abstracta de Mark Rothko se disparó hasta los 87 millones de dólares y una pintura del renacimiento de Rafael se vendió en 48 millones de dólares, todos en un año en que llegar a fin de mes ha sido la prioridad de la mayoría de las personas. Aún así Steven Murphy, el primer estadounidense que dirige la casa de subastas Christie's desde su creación en 1766, está convencido de que la clave para el éxito futuro tras otro año de ventas récord no depende del "uno por ciento" sino de un grupo mucho más amplio de amantes de arte. En la imagen, Murphy en una entrevista con Reuters, el 16 de enero de 2013. REUTERS/Olivia Harris