El próximo líder chino dice que la solución a polución es "a largo plazo"

martes 15 de enero de 2013 14:59 CET
 

PEKÍN (Reuters) - Días después de que una niebla espesa cubriera Pekín, el próximo primer ministro de China sumó su voz a las peticiones de limitar las emisiones tóxicas, pero brindó pocas concreciones y dijo que no hay soluciones rápidas.

Los comentarios del viceprimer ministro Li Keqiang, quien se espera que asuma el cargo de primer ministro en un congreso nacional que se celebrará en marzo, marcaron la primera vez que un miembro de los siete integrantes del Comité Politburó del Partido Comunista habla de la polución, que alcanzó niveles récord el fin de semana.

Las condiciones se habían aliviado ligeramente el martes, pero el aire peligroso desató reacciones furiosas en algunos de los 20 millones de residentes de Pekín y una inusual queja de los medios estatales, que criticaron la falta de acción del Gobierno.

"Ha habido una acumulación a largo plazo de este problema, y la resolución requerirá un proceso a largo plazo. Pero debemos actuar", citó la radio estatal a Li el martes, tres días después de que las mediciones de la contaminación sobrepasaran todos los registros.

"Por un lado, tenemos que aumentar la fuerza del control medioambiental y otras tareas oficiales, y por el otro, debemos recordar al público que refuerce su protección personal. La situación requiere tomar conciencia y la participación de todas las personas y nuestra gestión conjunta", agregó.

Las emisiones de las fábricas y las plantas de calefacción, el humo de millones de vehículos y la quema de carbón para calentar los hogares en un frío invierno suele unirse para cubrir el cielo de la capital de una neblina acre que puede quedar atrapada en la zona si las condiciones climatológicas lo permiten.

La calidad del aire en Pekín se ubicó muy por encima de los niveles considerados peligrosos durante el fin de semana, llegando a 755 el sábado en un índice que mide la materia particulada con un diámetro de 2,5 micrómetros presente en el aire.

Un nivel por encima de 300 es considerado peligroso, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los parámetros diarios no superen 20.

La materia particulada con 2,5 micrómetros de diámetro, conocida como PM2,5 puede provocar enfermedades cardiopulmonares, cáncer de pulmón e infecciones respiratorias agudas, según Journal of Toxicology and Environmental Health.   Continuación...

 
Días después de que una niebla espesa cubriera Pekín, el próximo primer ministro de China sumó su voz a las peticiones de limitar las emisiones tóxicas, pero brindó pocas concreciones y dijo que no hay soluciones rápidas. En la imagen del 12 de enero se puede ver una calle en el centro de Pekín. REUTERS/Jason Lee