Los Reyes Magos recorren España antes de repartir regalos

sábado 5 de enero de 2013 17:35 CET
 

MADRID (Reuters) - Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente recorrían el sábado las ciudades españolas antes de pasar la noche repartiendo regalos a los niños buenos y carbón a los que no lo fueron tanto.

Aunque algunos barrios madrileños ya habían recibido la visita de Melchor, Gaspar y Baltasar el viernes por la tarde, el sábado llegaba el turno de las grandes cabalgatas, en las que se les verá montar en helicóptero, en carroza o en barco.

Los coloridos desfiles ponen una nota de color en un país que vive su segunda recesión en tres años y donde el desempleo rampante, que ha dejado a uno de cada cuatro trabajadores en el paro, lidera las preocupaciones de los españoles.

Además de la gran cabalgata en el centro, se celebra en Madrid la Cabalgata Alternativa de Hortaleza, que los vecinos del barrio organizan desde 2008 retomando una tradición anterior, y que este año no compartirá protagonismo con la del Ayuntamiento, suspendida por falta de fondos, según los responsables del desfile alternativo.

Bomberos, bailarines y zancudos acompañarán a los Reyes en su recorrido por Bilbao, desde el Sagrado Corazón y hasta la plaza del Ayuntamiento, donde serán recibidos por el alcalde y escucharán las peticiones de los niños.

En Barcelona, Sus Majestades recogerán las cartas que los despistados no hayan podido entregar antes de su ruta desde el paseo de Isabel II hasta la avenida de Rius y Taulet, con varias compañías artísticas como escoltas.

En la capital, Madrid, la comitiva saldrá de Nuevos Ministerios y los Reyes intentarán animar a los pequeños a leer repartiendo más de 200.000 cuentos, además de los tradicionales caramelos.

Música y personajes de cuentos animarán la comitiva con la ayuda de 218 animales, entre los que destacan dos elefantes asiáticos, hasta culminar con un espectáculo pirotécnico en la plaza de Cibeles.

El domingo por la mañana, día de la Epifanía, llegará el momento de abrir los regalos y desayunar el tradicional roscón de Reyes, en la celebración que pone fin a la Navidad en España, y que sigue cautivando a la mayoría de niños pese a la creciente influencia de Papá Noel.

La costumbre de entregar presentes a los pequeños el 6 de enero data del siglo XIX, aunque la fiesta tiene un origen religioso más antiguo.

La tradición cristiana cuenta que Melchor, Gaspar y Baltasar siguieron la Estrella de Belén, que les llevó hasta el pesebre en que había nacido Jesucristo, al que ofrecieron oro, en señal de riqueza; incienso, que significa alabanza, y mirra, como presagio de la amargura que le esperaba.

 
Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente recorrían el sábado las ciudades españolas antes de pasar la noche repartiendo regalos a los niños buenos y carbón a los que no lo fueron tanto. En esta imagen de archivo, un hombre vestido de rey mago en la cabalgata anual en el centro de Burgos, el 5 de enero de 2012. REUTERS/Félix Ordóñez