Casi la mitad de mascotas desplazadas por Sandy siguen sin reclamar

viernes 4 de enero de 2013 14:22 CET
 

NUEVA YORK (Reuters) - El refugio de Nueva York que acogió a 280 mascotas desplazadas por la supertormenta Sandy debe cerrar y, con casi la mitad de los animales aún sin reclamar, no puede descartar que se sacrifique a los que quedan.

Un futuro incierto aguarda a 52 gatos y 84 perros que siguen en las instalaciones de emergencia de Brooklyn gestionadas por la Sociedad Estadounidenses para la Prevención de Crueldad con los Animales (ASPCA, en sus siglas en inglés), según dijo el jueves la portavoz Kelly Krause.

Esos animales son parte de las 280 mascotas recogidas desde noviembre, después de que la zona de la ciudad de Nueva York se viera devastada por la tormenta a finales de octubre.

En un principio estaba previsto que las instalaciones cerrasen el 17 de diciembre, pero la cantidad de mascotas sin reclamar hizo que la ASPCA extendiera su plazo hasta enero.

No está claro qué ocurrirá con las mascotas cuyos dueños no aparezcan. La organización está estudiando enviarlas a refugios o casas de acogida si sus dueños no se pueden localizar o no pueden recuperarlos, aunque no se ha dado una fecha límite, señaló Krause.

Después del huracán Katrina, muchas mascotas sin reclamar se dieron en adopción en nuevos hogares, sólo para que sus dueños reaparecieran meses después intentando recuperarlas.

"Aún atendemos a las mascotas desplazadas en nuestras instalaciones de emergencia, pero también estamos preparando el siguiente paso, que es encontrar hogares para animales sin reclamar mientras empezamos a desmontar la operación", explicó Tim Rickey, director sénior de Respuesta e Investigaciones de Campo de ASPCA, en un comunicado.

La mayoría de los propietarios identificados por la organización viven en residencias temporales o con amigos y familiares, entornos que les impiden llevarse a los animales a casa, dijo Krause. La mayoría de los dueños que aún no han reclamado a sus mascotas viven en el afectado barrio de Rockaways, en Queens.

Entre los perros hay muchos pitbulls y mastines, razas que los refugios suelen tener problemas para colocar debido a su mala reputación.

Es demasiado pronto para saber si alguna de las mascotas abandonadas será sacrificada, dijo Krause.

/Por Peter Rudegeair/

 
El refugio de Nueva York que acogió a 280 mascotas desplazadas por la supertormenta Sandy debe cerrar y, con casi la mitad de los animales aún sin reclamar, no puede descartar que se sacrifique a los que quedan. En la imagen de archivo, un bombero lleva a un perro en brazos en una zona anegada por el Huracán Sandy en Nueva Jersey el pasado 30 de octubre. REUTERS/Adam Hunger