Parejas homosexuales se casan por primera vez en Maine

sábado 29 de diciembre de 2012 18:08 CET
 

PORTLAND, EEUU (Reuters) - Las primeras parejas de gays y lesbianas en casarse bajo la nueva ley de Maine de matrimonio homosexual sexo intercambiaron votos el sábado en una serie de ceremonias civiles celebradas poco después de la medianoche.

"Por fin nos sentimos iguales y felices de estar viviendo en Maine", dijo un entusiasmado Steven Bridges, de 42 años, poco después de que él y su marido, Michael Snell, de 53 años, se convirtieran en la primera pareja en sellar su compromiso en el ayuntamiento de la ciudad más grande de Maine.

Después de que la pareja hubiera realizado el pertinente papeleo, la funcionaria municipal de registros Christine Horne realizó la breve y sencilla ceremonia, pidiendo a los dos hombres casados que se intercambiaron los anillos y se besaran. Las dos hijas adultas de Snell, ambas de un matrimonio heterosexual anterior, miraban sonriendo.

Maine, Maryland y Washington se convirtieron en los primeros tres estados de Estados Unidos en extender los derechos de matrimonio a parejas del mismo mediante el voto popular en las elecciones del 6 de noviembre.

Pero Maine fue el único de los tres en el que los votantes lo hicieron por su propia cuenta, sin que los legisladores del estado dieran el primer paso convocando un referéndum.

Nueve de los 50 estados de Estados Unidos y el Distrito de Columbia cuentan con leyes que legalizan el matrimonio gay. La ley de Washington entró en vigor el 9 de diciembre, y la de Maryland lo hace el 1 de enero de 2013. Otros 31 estados han aprobado enmiendas constitucionales que restringen el matrimonio a las parejas heterosexuales.

 
Las primeras parejas de gays y lesbianas en casarse bajo la nueva ley de Maine de matrimonio homosexual sexo intercambiaron votos el sábado en una serie de ceremonias civiles celebradas poco después de la medianoche. Imagen de Steven Bridges (izq.) y Michael Snell al intercambiarse los anillos en la ceremonia celebrada el 29 de diciembre en el ayuntamiento de Portland, en Maine. REUTERS/Joel Page