Una web ayuda a apostatar a católicos holandeses enfadados con la Iglesia

jueves 27 de diciembre de 2012 19:19 CET
 

ÁMSTERDAM (Reuters) - Miles de católicos holandeses están buscando el modo de abandonar la Iglesia en protesta por su oposición al matrimonio homosexual, según el creador de una página web destinada a ayudarles a encontrar información.

Tom Roes, cuya página web permite a la gente descargar los documentos necesarios para apostatar, dijo que el tráfico en ontdopen.nl (apostar.nl) se había disparado desde los 10 visitas diarios a más de 10.000 después de que el papa Benedicto XVI realizara su última condena al matrimonio homosexual este mes.

"Por supuesto no es posible ser 'des-bautizado' porque un bautizo es un hecho, pero de este modo la gente puede borrarse del registro de católicos", declaró Roes a Reuters.

Dijo que no sabía cuántos visitantes de la página web iban a seguir adelante y dejar la Iglesia.

Alrededor de un 28 por ciento de la población de Holanda es católica y un 18 por ciento es protestante, mientras que una mayor parte, el 44 por ciento aproximadamente, no es religiosa, según las estadísticas oficiales.

El país es famoso por sus actitudes liberales con respecto a las drogas y la prostitución, y en abril de 2001 fue el primer estado del mundo en legalizar los matrimonios entre personas del mismo sexo.

En un discurso navideño ante autoridades vaticanas, el Papa señaló que estaba dispuesto a sellar alianzas con otras religiones contra el matrimonio homosexual, diciendo que la familia estaba amenazada "en sus cimientos" por los intentos de cambiar su "verdadera estructura".

Roes, un director de televisión, dijo que dejó la Iglesia y creó su página web en parte porque estaba enfadado por el modo en el que la Iglesia había ocultado los escándalos de abusos sexuales en orfanatos, colegios internos y seminarios católicos.

Un informe publicado hace un año por una comisión independiente dijo que había decenas de miles de víctimas de abusos sexuales a niños en Holanda desde 1945 y criticó la cultura del silencio de la Iglesia.