Instagram pone a prueba los nuevos límites en la privacidad del usuario

miércoles 19 de diciembre de 2012 12:39 CET
 

SAN FRANCISCO, EEUU (Reuters) - Instagram, tras sospecharse esta semana que iba a vender fotografías de los usuarios después de revisar los términos de su servicio, ha revivido el debate sobre a cuánto control de datos personales deberían renunciar los usuarios para vivir y participar en un mundo inmerso en los medios sociales.

Con el establecimiento de un nuevo conjunto de términos de uso, Instagram, el popular servicio de intercambio de imágenes propiedad de Facebook, ha aducido algunos derechos que prácticamente no han tenido en cuenta otras redes sociales, dijeron expertos legales y defensores de los consumidores.

Los usuarios que rechacen aceptar la nueva política de privacidad de Instagram tienen un mes para eliminar sus cuentas, o estarán obligados a cumplir los nuevos términos. Otra cláusula parece no aplicar los derechos de los menores en el servicio. Y a raíz de un acuerdo de demanda colectiva que afecta a Facebook y cuestiones de privacidad, Instagram ha añadido términos para protegerse de litigios similares.

En general, los términos revisados reflejan un nuevo férreo control sobre los derechos de los usuarios, dijeron expertos.

"Todo esto es un territorio desconocido", dijo Jay Edelson, socio de la firma de abogados de Chicago Edelson McGuire.

Las nuevas políticas de Instagram, que entrarán en vigor el 16 de enero, sientan las bases para que la compañía comience a generar ingresos por publicidad dando a los comerciantes el derecho a mostrar imágenes de perfil y otro tipo de información personal.

Los nuevos términos, que permiten a una empresa pagar a Instagram "para mostrar su nombre de usuario y fotografías (junto con metadatos asociados)" sin compensación, originó un aluvión de quejas el martes en la web por parte de usuarios preocupados por el hecho de que Instagram pudiera ganar dinero a partir de los contenidos subidos por ellos mismos.

El escándalo hizo que la compañía publicara una larga entrada en un blog para "aclarar" los cambios. Su consejero delegado, Kevin Systrom, dijo que no había planes en la actualidad para incorporar fotos tomadas por los usuarios en anuncios.

Instagram declinó hacer comentarios sobre la publicación en el blog, que no logró apaciguar a críticos como National Geographic, que suspendió nuevas entradas en Instagram. "Estamos muy preocupados con la dirección de los nuevos términos de servicio y si permanecen tal y como se presentan, cerraremos nuestra cuenta", dijo National Geographic.   Continuación...

 
Instagram, tras sospecharse esta semana que iba a vender fotografías de los usuarios después de revisar los términos de su servicio, ha revivido el debate sobre a cuánto control de datos personales deberían renunciar los usuarios para vivir y participar en un mundo inmerso en los medios sociales. En la imagen, de 16 de enero, una mujer hace una fotografía con su teléfono en Times Square en Nueva York. REUTERS/Andrew Burton