Las cartas a "Papá Noel" encuentran respuesta en Correos en EEUU

miércoles 19 de diciembre de 2012 10:59 CET
 

CHICAGO, EEUU (Reuters) - Un chico de 13 años que envió este año una carta a Papá Noel al servicio de correos de Estados Unidos sólo pidió una manta para su cama, "así podré estar caliente este invierno".

Otra carta de un chico de 12 años decía que no quería nada para sí mismo, sólo algo para su madre soltera, porque trabajaba muy duro.

Cartas conmovedoras como estas son enviadas cada año al programa "Cartas para Santa" de Correos de Estados Unidos, que este año celebra su centenario.

Los empleados de correos revisan los cientos de miles de cartas dirigidas a "Santa Claus, Polo Norte, Alaska" para separar aquellas en las que se expresan necesidades graves.

Algunas de ellas son respondidas por grupos benéficos, empresas, colegios, empleados postales y distintos donantes anónimos, que pueden llegar a las sucursales participantes, recoger cartas e ir de compras.

La sucursal de Chicago ya ha recibido 18.000 cartas, y cada día llegan más, dijo el martes la directora de comunicaciones y "jefa de los elfos" Robin Anderson. Espera que se respondan unas 2.500. El programa "Operación Santa" de Nueva York es el principal del país y recibe más de medio millón de cartas cada temporada.

Las cartas de este año reflejan más necesidades y se incluyen más cartas de adultos que buscan trabajo y que necesitan ayuda para comprar algo a sus hijos, según los trabajadores de correos y donantes de Chicago.

"Lees cartas de niños de seis años, de ocho años que no piden videojuegos, piden abrigos de invierno y comida en su mesa, que no es algo que se podría pensar de los niños que escriben a Santa Claus", dijo Kelley Fernández, de 26 años, quien junto a su amiga Debbie Schmidt, de 53, trabajan para Toji Trading Group y han respondido cartas dirigidas a Papa Noel durante tres años.

Cualquier persona que quiera adoptar una carta en una sucursal participante debe rellenar un formulario y mostrar una imagen identificativa. Entonces el donante vuelve con un regalo que se adapte a la carta antes del 22 de diciembre y paga los gastos de envío.

Para proteger la privacidad de los destinatarios, sus nombres completos y direcciones sólo son conocidos por la oficina de correos, que es quien entrega los regalos.

 
Un chico de 13 años que envió este año una carta a Papá Noel al servicio de correos de Estados Unidos sólo pidió una manta para su cama, "así podré estar caliente este invierno". En la imagen, de 18 de diciembre, una de las cartas enviadas a Papá Noel en la oficina principal de Chicago. REUTERS/Jean Lachat