El misticismo e Internet dan pábulo a la profecía maya del fin del mundo

martes 18 de diciembre de 2012 19:16 CET
 

CHICHEN ITZA, México (Reuters) - Unas palabras de un experto estadounidense, un monumento mexicano que se desmorona y el amor por una buena historia era todo lo que se necesitaba para propagar la creencia de que el mundo puede terminar esta semana.

El 21 de diciembre marca el final de un época en el antiguo calendario maya de 5.125 años, una fecha que se puede interpretar como el final de los días, el inicio de una nueva era o simplemente una buena excusa para una fiesta.

Miles de místicos de la Nueva Era, aventureros espirituales y sagaces empresarios están acudiendo a las antiguas ruinas en el sur de México y Guatemala para averiguar qué va a pasar.

"Nadie sabe qué pasará", dijo Michael DiMartino, de 46 años, un estadounidense de pelo largo que está organizando una de las mayores celebraciones el 21 de diciembre en el templo maya de Chichen Itzá en la península del Yucatán.

No es el mundo sino "la forma en la que se percibe" lo que se acaba, dijo DiMartino, que ha prometido que su festejo en la 'zona cero' será una "destilación de varias perspectivas en una única para la transformación positiva, la evolución y la co-creación de una nueva forma de ser".

Una mezcolanza de especulaciones académicas y de angustia existencial se han sazonado con elementos de varias religiones del mundo para hablar del fenómeno de 2012 que también han ayudado a propagar películas de Hollywood y videojuegos, todo ello bien diseminado por Internet.

La histeria masiva en una prisión de Rusia, un chino que construye capsulas de supervivencia para el día final y amantes de los OVNIS que buscan refugio con los alienígenas en un pueblo de las montañas en Francia son sólo algunas de las informaciones que han aparecido en la cuenta atrás para el 21 de diciembre.

Robert Bast, un neozelandés que vive en Melbourne y escribió el libro titulado "Survive 2012" sobre cómo lidiar con una posible catástrofe, cree que los mayas pueden haber enviado una advertencia.

"Para mí lo más probable es una tormenta solar, pero eso no te mata directamente. Es más como un desastre a largo plazo", dijo Bast, de 47 años, anotando que una pandemia de gripe podría también sacudir el planeta. "Siento que el mundo no está tan a salvo como creemos. Las dos últimas generaciones lo han tenido muy cómodo".   Continuación...

 
Unas palabras de un experto estadounidense, un monumento mexicano que se desmorona y el amor por una buena historia era todo lo que se necesitaba para propagar la creencia de que el mundo puede terminar esta semana. En la imagen, turistas escalan la pirámide maya de Nohoch Mul en el sitio arqueológico de Coba, el 15 de diciembre de 2012. El 21 de diciembre se marca como el final de una era en el antiguo calendario maya de 5.125 años. REUTERS/Victor Gerardo Ruiz Garcia