Amnistía: Los inmigrantes sufren explotación generalizada en Italia

martes 18 de diciembre de 2012 13:34 CET
 

ROMA (Reuters) - Amnistía Internacional ha condenado lo que considera explotación "endémica y generalizada" de trabajadores inmigrantes en Italia e instó al Gobierno a mejorar sus políticas de inmigración.

La investigación halló que los inmigrantes que trabajan en agricultura y construcción en áreas del sur de Italia reciben un salario un 40 por ciento inferior a la media de los italianos que prestan el mismo trabajo y a menudo se les paga por debajo del salario mínimo.

En algunos casos, los trabajadores no recibían ninguna remuneración y su salario fue retenido arbitrariamente.

Italia ha recibido el grueso de la inmigración ilegal por mar hacia el sur de Europa, que ha crecido con las revueltas en el norte de África y Oriente Próximo.

Los inmigrantes, que dicen que se ven atraídos por la perspectiva de una vida mejor en Europa, a menudo arriesgan sus vidas al atravesar el Mediterráneo en desvencijadas embarcaciones pesqueras.

El informe de Amnistía recogió que las rigurosas leyes italianas de inmigración, que penalizan la entrada irregular en el país, hacen a los trabajadores inmigrantes más vulnerables a la explotación porque no pueden quejarse a las autoridades ante el miedo a ser arrestados.

"El resultado para los trabajadores inmigrantes a menudo es: salarios bastante por debajo del mínimo local, reducciones salariales arbitrarias, retraso en el pago o ningún salario, y largas horas de trabajo", dijo la investigadora de Amnistía Francesca Pizzutelli en un comunicado.

"Aunque las autoridades de cualquier país tienen la obligación de controlar la inmigración, no deben hacerlo a expensas de los derechos humanos de la población de su territorio, incluidos los trabajadores inmigrantes".

El informe, que señaló que el racismo contra los inmigrantes es un problema, se centró en la "grave" explotación a los trabajadores subsaharianos, del norte de África y de Asia en el sector agrícola de Latina y Caserta, en el sur del país.   Continuación...

 
Amnistía Internacional ha condenado lo que considera explotación "endémica y generalizada" de trabajadores inmigrantes en Italia e instó al Gobierno a mejorar sus políticas de inmigración. En la imagen de archivo, un tunecino escapado de los disturbios en Túnez abandona el centro de inmigrantes de la isla italiana de Lampedusa en abril de 2011 para evitar ser devuelto a su país. REUTERS/Antonio Parrinello