Un brazo robótico controlado por la mente se acerca a uno humano

lunes 17 de diciembre de 2012 18:12 CET
 

LONDRES (Reuters) - Investigadores de Estados Unidos han desarrollado un brazo robótico controlado directamente con la mente y que tiene el nivel de agilidad más próximo a un miembro humano normal conseguido nunca.

Jan Schüermann, una mujer de 52 años que fue diagnosticada con una enfermedad cerebral degenerativa hace 13 años y está paralizada de cuello para abajo, es capaz de operar el brazo robótico con un nivel de control y fluidez nunca visto antes en este tipo de prótesis avanzadas.

Expertos lo califican de notable avance para las prótesis controladas directamente con el cerebro. Otros sistemas ya han permitido a pacientes paralíticos mecanografiar o escribir a mano simplemente pensado en las letras que quieren plasmar.

Y el mes pasado, investigadores en Suiza usaron electrodos implantados directamente en la retina para permitir leer a un paciente invidente.

El desarrollo de interfaces cerebro-máquina se desarrolla rápidamente y los científicos predicen que la tecnología podría utilizarse eventualmente para evitar los nervios dañados y despertar los propios músculos paralizados de la persona.

Mientras tanto, dicen, sistemas como este podrían compararse con el "exoesqueleto" robótico que permite caminar a parapléjicos y tetrapléjicos.

ALGORITMO COMPLEJO

En el último estudio, publicado en Lancet, un equipo de investigadores del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh implantó dos dispositivos de microelectrodos en el cortex izquierdo de la mujer, la parte del cerebro que inicia el movimiento.

Los médicos usaron una técnica de escáner del cerebro en tiempo real, llamada resonancia magnética funcional, para encontrar la parte exacta del cerebro que se activaba al pedirle a la paciente que pensase en mover uno de sus brazos paralizados.   Continuación...

 
Investigadores de Estados Unidos han desarrollado un brazo robótico controlado directamente con la mente y que tiene el nivel de agilidad más próximo a un miembro humano normal conseguido nunca. En la imagen sin fecha, una mujer de 52 años, paralizada de cuello para abajo, demuestra cómo utiliza una nueva prótesis controlada con el cerebro comiendo un pedazo de chocolate en el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, en Estados Unidos. REUTERS/University of Pittsburgh Medical Centre/handout PROHIBIDA SU VENTA Y ARCHIVO. SOLO PARA USO EDITORIAL. PROHIBIDA SU VENTA PARA CAMPAÑAS DE MARKETING O PUBLICIDAD. ESTA IMAGEN HA SIDO PROPORCIONADA POR UN TERCERO Y SE DISTRIBUYE, TAL Y COMO FUE RECIBIDA POR REUTERS, COMO SERVICIO A SUS CLIENTES.