Los alemanes siguen divididos dos décadas después de la reunificación

domingo 16 de diciembre de 2012 17:26 CET
 

BERLÍN (Reuters) - La mayoría de los alemanes del este consideran a sus compatriotas occidentales unos "arrogantes" que están interesados sobre todo en el dinero, según un nuevo estudio que subraya las diferencias entre ambos.

Más de 22 años después de la reunificación de Alemania tras la caída del Muro de Berlín, un estudio del Instituto Allensbach mostró que los del este tenían opiniones bastante negativas de sus vecinos pero tenían un concepto muy alto de sí mismos.

El estudio halló que el 71 por ciento de los orientales creen que los occidentales son "arrogantes", un 57 por ciento los ven interesados sobre todo en el dinero y el 45 por ciento cree que son "superficiales".

"Los alemanes del este prácticamente solo tienen puntos de vista negativos sobre los occidentales", escribió el diario Welt am Sonntag, que publicó extractos del estudio Allensbach el domingo. "Por el contrario, la percepción de sí mismos de los alemanes del este es mayoritariamente positiva".

El sondeo mostró que sigue habiendo una fuerte percepción de identidad separada entre ambos colectivos más de dos décadas después del fin de la guerra fría que llevó a la unificación de Alemania el 3 de octubre de 1990.

El sondeo encargado por universidades de Alemania del este halló que un 69 por ciento de los ex ciudadanos de la RDA se consideraban "modestos", un 63 por ciento "reservados" y un 58 por ciento "inventivos".

El informe halló además que el 51 por ciento de los alemanes occidentales creían que sus vecinos del este estaban "descontentos", un 42 por ciento los consideró "desconfiados" mientras que sólo un 12 por ciento los vio "arrogantes".

Muchos orientales han soportado momentos difíciles y convulsos.

Millones perdieron sus trabajos, hogares y el tejido de su sociedad y su modo de vida. Casi dos millones de orientales se trasladaron a la zona occidental en búsqueda de trabajo.

Muchos siguen tratando de adaptarse a la vida en la Alemania reunificada y sienten nostalgia de la vida en Alemania del Este, para enfado de muchos occidentales que han contribuido pagando casi 2.000 billones de euros para reconstruir el este.

 
La mayoría de los alemanes del este consideran a sus compatriotas occidentales unos "arrogantes" que están interesados sobre todo en el dinero, según un nuevo estudio que subraya las diferencias entre ambos. En la imagen de archivo, un hombre golpea el Muro de Berlín el 11 de noviembre de 1989. REUTERS/David Brauchli/File Photo