Los humanos hacían queso hace 7.500 años, según un estudio

jueves 13 de diciembre de 2012 11:18 CET
 

LONDRES (Reuters) - Los científicos han hallado las primeras pruebas de que el hombre fabricaba queso en la prehistoria a partir de un estudio realizado en fragmentos de cerámica de 7.500 años de antigüedad que están perforados como las queseras modernas.

La producción de queso y productos lácteos permitió a los primeros granjeros producir alimentos sin sacrificar su preciado ganado, y hacer queso hizo que la leche se volviera un alimento menos peligroso y más digerible para una población que en aquel momento era intolerante a la lactosa de la leche.

Investigadores de la Universidad de Bristol en Reino Unido, con colegas en Estados Unidos y Polonia, analizaron los ácidos grasos impregnados en la cerámica de objetos prehistóricos de la región polaca de Kuyavia, y el suero que contenía lactosa.

"La presencia de residuos de la leche en coladores (..)constituye la prueba directa más antigua de fabricación de leche", dijo Mélanie Salque, de Bristol, una de las autoras de la investigación, que fue publicada en la revista Nature.

Peter Bogucki, otro investigador implicado en el estudio, dijo: "La fabricación de queso les permitió reducir el contenido en lactosa de la leche, y sabemos que en aquella época la mayoría de los humanos no toleraban la lactosa".

Se han hallado residuos de leche en yacimientos de hasta 8.000 años de antigüedad en Turquía y Libia, pero no había pruebas de que la leche hubiera sido procesada para formar queso.

Hasta ahora, la prueba más antigua de fabricación de queso provenía de las escenas de procesamiento de leche en murales de varios miles de años más modernos que los fragmentos cerámicos.

Los investigadores creen que otros recipientes hallados en la misma región fueron usados para otros fines específicos. Jarras untadas de cera de abeja se usaron probablemente para almacenar agua, y la cerámica que contenía restos de grasas de reses probablemente se usó para cocinar carne.

"Es verdaderamente destacable la comprensión que nos ofrecen estos objetos cerámicos sobre la dieta humana en la antigüedad y el procesamiento de los alimentos", dijo Richard Evershed, que encabeza el equipo de Bristol.