El actor francés Depardieu busca la residencia belga

lunes 10 de diciembre de 2012 09:52 CET
 

PARÍS (Reuters) - El actor Gerard Depardieu se ha convertido en el último francés en buscar refugio fuera de su país nativo después de una serie de subidas de impuestos llevadas a cabo por el presidente socialista François Hollande a los ricos.

La estrella de "Cyrano de Bergerac" se ha comprado una casa en el pueblo belga de Nechin, cerca de la frontera con Francia, dijo el domingo el alcalde local Daniel Senesael a los medios de comunicación franceses, añadiendo que también había preguntado sobre los procedimientos para adquirir el permiso de residencia belga.

Senesael dijo que Depardieu se uniría a unos 2.800 franceses que viven en la misma zona a unos pocos minutos de la frontera, incluyendo a la familia Mulliez, propietarios de la cadena de hipermercados francesa Auchan y de las tiendas de deportes Decathlon, que llevan viviendo allí años.

Los residentes belgas no pagan el impuesto sobre el patrimonio, que en Francia ahora grava sobre individuos con activos valorados en más de 1,3 millones de euros, ni tampoco pagan impuestos de plusvalías por la venta de activos.

"Creo que él quería disfrutar del ambiente en Bélgica, nuestra identidad y el medio rural y bucólico", dijo Senesael a RTL radio.

Para Depardieu, mejor conocido por su papel de Obélix en las películas "Astérix" y de Cyrano de Bergerac en la película de 1990 con el mismo nombre, la medida no hará nada para mejorar su imagen, ya empañada por una serie de incidentes.

Justo la semana pasada, Depardieu fue detenido por conducir bajo la influencia del alcohol tras caerse de su scooter en París, mientras que en agosto un conductor le denunció por asalto y agresión después de un altercado en la capital.

 
El actor Gerard Depardieu se ha convertido en el último francés en buscar refugio fuera de su país nativo después de una serie de subidas de impuestos llevadas a cabo por el presidente socialista François Hollande a los ricos. En la imagen, de archivo, el actor Gérard Depardieu. REUTERS/Christian Charisius