Paul McCartney consigue su sueño en el último cómic de Dandy

lunes 3 de diciembre de 2012 20:19 CET
 

LONDRES (Reuters) - Paul McCartney cumplirá el martes un deseo de toda una vida cuando aparezca en la última edición impresa del cómic infantil británico más longevo, The Dandy, el favorito del ex Beatle durante su infancia en Liverpool.

El cómic que llevó a millones de hogares a personajes queridos como el vaquero aficionado a las tartas Desperate Dan y Korky el Gato, pasará a ser sólo digital a partir del martes, 75 años después de su primer número.

La publicación semanal vendía más de dos millones de copias en su apogeo en la década de los 50, pero con los niños más interesados en entrenamiento alternativo como la televisión o los videojuegos, la circulación cayó a menos de 8.000 copias.

Editado en la ciudad escocesa de Dundee por DC Thomson, los ejecutivos describen al Dandy exclusivamente digital como una oportunidad para una "nueva vida" más que como el principio del fin.

McCartney contactó con Dandy después de que se anunciase el cambio a formato digital en agosto.

En una entrevista con la revista especializada NME en 1963, el músico fue preguntado por cuál era su ambición personal, a lo que respondió que quería ver su imagen retratada en The Dandy.

"¡Espero que no sea muy tarde!", escribió McCartney, de 70 años, en una carta. "The Dandy era mi cómic favorito cuando crecía en Liverpool y cada semana esperaba las hazañas de Desperate Dan y sus colegas del cómic".

El músico aparecerá haciendo una mueca mientras Desperate Dan le aprieta los dedos en un fuerte apretón de manos, después de que McCartney dirija a 50 de los personajes más famosos del tebeo cantando el éxito de los Beatles "Hey Jude".

 
Paul McCartney cumplirá el martes un deseo de toda una vida cuando aparezca en la última edición impresa del cómic infantil británico más longevo, The Dandy, el favorito del ex Beatle durante su infancia en Liverpool. En esta imagen de archivo, Paul McCartney posa en una ceremonia de condecoración en el palacio del Eliseo, en París, el 8 de septiembre de 2012. REUTERS/Philippe Wojazer