El Papa designa seis cardenales que elegirán a su sucesor

sábado 24 de noviembre de 2012 13:54 CET
 

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - El Papa Benedicto XVI hizo el sábado a seis prelados no-europeos cardenales de la iglesia Católica, minando el dominio del Viejo Continente del grupo de elite que algún día elegirá a su sucesor.

Los nuevos cardenales, de edades comprendidas entre los 53 y 72 años, son de Estados Unidos, India, Nigeria, Filipinas, Líbano y Colombia, y la decisión de no elegir a italianos o europeos parecía un intento de contrarrestar las críticas de que en el pasado había descuidado las necesidades del mundo en desarrollo.

En la elevación de los nuevos "príncipes" en una solemne ceremonia conocida como consistorio en la Basílica de San Pedro, Benedicto XVI dijo que sus nombramientos reflejan que "la Iglesia es la Iglesia de todos los pueblos".

"(La Iglesia) habla en las diferentes culturas de los diferentes continentes... en medio de la polifonía de voces diversas, eleva una sola canción armoniosa al Dios vivo", dijo en su sermón.

Los nuevos cardenales son el arzobispo estadounidense James Michael Harvey, Baselios Cleemis Thottunkal - arzobispo mayor del rito siro-malankara en India -, el arzobispo Rubén Salazar Gómez de Bogotá, el arzobispo Luis Antonio Tagle de Manila, el obispo Béchara Boutros Raï, patriarca de la iglesia maronita católica de Líbano, y el arzobispo John Olorunfemi Onaiyekan de Abuja.

Los seis son "cardenales electores", todos menores de 80 años y por tanto elegibles para entrar en un cónclave que algún día elegirá al sucesor del papa Benedicto.

Benedicto XVI dio a los nuevos cardenales sus anillos y el tradicional birrete rojo. Recordó que llevan vestiduras rojas porque deben estar preparados para defender la fe "hasta el derramamiento de su sangre".

El Pontífice es un conservador en asuntos de fe y moral sexual, como el control de la natalidad, la homosexualidad y la prohibición de las mujeres sacerdotes. Cada vez que nombra cardenales elige hombres que comparten sus puntos de vista y pueden moldear el futuro de la Iglesia.

Son los colaboradores más cercanos del Papa en el Vaticano, donde dirigen departamentos clave, y en todo el mundo, donde encabezan las diócesis desde las que se administran los 1,2 millones de miembros de la Iglesia Católica.

Con 62 cardenales electores, los europeos siguen teniendo una ligera mayoría en el grupo de 120 miembros, pero su número se ha ido reduciendo para estar nivelado con el resto del mundo.

Actualmente, hay 58 electores no europeos y, de ellos, 14 son de América del Norte, 21 proceden de Latinoamérica, mientras África y Asia tienen 11 cada uno y Australia, uno.

 
El Papa Benedicto XVI hizo el sábado a seis prelados no-europeos cardenales de la iglesia Católica, minando el dominio del Viejo Continente del grupo de elite que algún día elegirá a su sucesor. En la imagen, de 14 de noviembre, el papa Benedicto XVI. REUTERS/Giampiero Sposito