23 de noviembre de 2012 / 13:17 / hace 5 años

Un nuevo libro se acerca a la escritura política de Graham Greene

5 MIN. DE LECTURA

MIAMI (Reuters) - En 1965, el autor británico Graham Greene llegó a República Dominicana desde la vecina Haití, donde vio de primera mano la brutalidad del dictador haitiano François "Papa Doc" Duvalier.

Greene fue recibido en el aeropuerto por un periodista emprendedor nacido en Nueva Zelanda, Bernard Diederich, a quien había conocido en Haití en viajes previos unos años antes.

"Cuando vi la figura alta y delgada de Graham dirigiéndose a la aduana, sus ojos azules escrutando el aeropuerto con un asomo de sospecha, me pregunté si, en realidad, él tenía el poder de cambiar Haití", escribió Diederich en un nuevo libro, "Seeds of Fiction, Graham Greene's Adventures in Haiti and Central America 1954-83."

"¿Podía él hacer caer a Duvalier? Y, más aún, escribiría él un libro sobre Haití"?, dijo Diederich.

Greene estaba en el principio de su carrera de escritor y ya había publicado otra novela sobre el Caribe, "Nuestro hombre en La Habana", que se desarrollaba en Cuba.

Greene llamó a Papa Doc "loco" y le dijo a Diederich que "nunca había sentido un temor tan convincente en un país como en Haití".

Cuando recogí a Greene en el aeropuerto estaba visiblemente estremecido, dijo Diederich en una entrevista. "Tenía el terrible temor de que no lo iba a conseguir".

Greene había escondido sus notas, escritas en una letra pequeña y casi ilegible en una novela victoriana. "No sé por qué se molestó en esconderlas porque nadie podía leer sus notas", dijo Diederich.

Durante años después Greene seguía teniendo pesadillas nocturnas sobre Papa Doc y sus temidos secuaces, los Tonton Macoutes, agregó.

Durante la siguiente semana Diederich se llevó a Greene a un viaje por la frontera con Haití y le presentó a más personajes para su libro, incluido un asilo insalubre donde rebeldes mal equipados se entrenaban para intentar derrocar a Duvalier.

El libro resultante, "Los comediantes", se considera una de las obras maestras de Greene y enfureció a Papa Doc, que lo prohibió.

"Fue su novela más política. La escribió con un propósito. Estábamos realmente en guerra con Papa Doc", dijo Diederich.

Cuando una película se estrenó el año siguiente, con Elizabeth Taylor, Richard Burton y Alec Guinness como protagonistas, Duvalier también la prohibió. "Graham escribió el guión. Me dijo que era otra flecha contra Papa Doc", dijo Diederich.

La indignación de Greene contra Duvalier surgió de su primera visita a Haití en 1954 durante el breve apogeo de la nación caribeña como destino para la jet-set antes de las elecciones de 1957 cuando llegó al poder Duvalier, supuestamente un modesto médico de campo que pronto se convirtió en un dictador sangriento.

Notas Abundantes

Diederich, que vivía en Haití desde 1949 y era el propietario del diario en inglés Haiti Sun, se ofreció a ayudar a Greene en su viaje de vuelta.

Greene volvió en 1956 con Catherine Walston, el amor de su vida, y los tres pasaron mucho tiempo juntos comparando las copiosas notas que ambos habían tomado cuando viajaban entrevistando a posibles personajes para un libro. Parte de ese material pudo verse después en las páginas de "Los comediantes".

"El resto de nuestras vidas estuvimos compitiendo con notas. Yo estaba maravillado con Graham y quería ayudarlo como pudiera y ciertamente aprender de él", dijo Diederich, autor de 15 libros.

Este fue el principio de una correspondencia que duró décadas. Para preparar su libro Diederich utilizó 132 cartas de Greene, así como docenas de la amante de Greene, Yvonne Cloetta.

Durante toda su carrera Greene siempre intentó proteger su privacidad y esconder su metodología. Dio pocas entrevistas y las dos pequeñas autobiografías que escribió ofrecían deliberadamente poca información y revelaban muy poco sobre él.

Diederich y Greene siguieron siendo cercanos y se encontraron de nuevo en Panamá en 1976 bajo el gobierno de otro dictador, el general Omar Torrijos.

Trabajando para la revista Time como jefe en México, Diederich había llegado a conocer bien al general, y sugirió que Greene y él harían buenas migas. "Le dije que los dos tenían el mismo entendimiento liberal", dijo Diederich.

/Por David Adams/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below