El ladrón de la casa de Steve Jobs admite hasta ocho robos

jueves 22 de noviembre de 2012 11:25 CET
 

SAN FRANCISCO, EEUU (Reuters) - Un antiguo vendedor que perdió su trabajo y terminó sin hogar admitió su culpabilidad el miércoles por haber robado en la casa de Steve Jobs y en otras siete más en una ola de delitos coronada con el robo en la residencia de Silicon Valley del fundador de Apple.

A cambio de su declaración de "no oposición", legalmente equivalente a declararse culpable en California, los fiscales del condado Santa Clara acordaron recomendar que Kariem McFarlin, de 35 años, sea condenado a no más de siete años y ocho meses de cárcel.

En prisión desde su detención en agosto, McFarlin se enfrentaría, además, a una pena máxima de más de 16 años detrás de las rejas cuando regrese al tribunal para recibir la sentencia el 17 de enero, dijo su abogado.

McFarlin fue en principio acusado de un cargo de robo y otro cargo por recibir propiedades robadas por el hurto del 17 de julio y el robo que tuvo lugar en la casa de Jobs mientras la casa estaba desocupada por reformas.

Más de 60.000 dólares (unos 46.700 euros) en joyería, junto con varios ordenadores y unas carteras de Jobs fueron robadas en el asalto, que llegó nueve meses después de que el ejecutivo de tecnología muriera a los 56 años tras una larga batalla contra el cáncer.

La casa en Palo Alto, unos 48 km al sur de San Francisco, se había convertido en un santuario para admiradores que dejaron flores fuera en las semanas posteriores a la muerte de Jobs. McFarlin aparentemente no tenía ni idea de que la casa, de estilo rural inglés, perteneciera a Jobs cuando entró en la propiedad, dijeron las autoridades.

La investigación que siguió llevó a las autoridades a un almacén donde McFarlin había ocultado los bienes robados en anteriores asaltos que se descubrió que había cometido desde marzo de 2011.

Se combinaron los distintos casos y en última instancia no refutó ocho cargos por robo de primer grado, incluyendo el asalto a la casa de Jobs, y un cargo por recibir propiedades robadas.

Como en la casa de Jobs, McFarlin había señalado otras casas que parecían estar desocupadas de forma temporal por labores de construcción o renovación en las comunidades del área de la bahía de San Francisco. Las autoridades dijeron que McFarlin había pasado la noche en algunas de ellas.   Continuación...

 
Un antiguo vendedor que perdió su trabajo y terminó sin hogar admitió su culpabilidad el miércoles por haber robado en la casa de Steve Jobs y en otras siete más en una ola de delitos coronada con el robo en la residencia de Silicon Valley del fundador de Apple. En la imagen, de 17 de agosto, Kariem McFarlin. REUTERS/Santa Clara County Sheriff's Department/Handout