Un estudio apunta que los fetos bostezan en el vientre

jueves 22 de noviembre de 2012 10:02 CET
 

LONDRES (Reuters) - Crecer en un ser humano completamente formado es un proceso largo y los científicos han descubierto que los bebés que aún no han nacido tragan y se estiran en el vientre, además de bostezar.

Los investigadores que estudiaron 15 fetos sanos a través de un escáner 4D también dijeron que creen que bostezar es un proceso de desarrollo que podría dar a los médicos una nueva forma de comprobar la salud de un bebé.

Aunque algunos científicos han sugerido anteriormente que los fetos bostezan, otros están de acuerdo y dicen que no hay nada más que un bebé en desarrollo que abre y estira su boca.

Pero escrito en la revista PLOS ONE el miércoles, los investigadores británicos dijeron que su estudio era capaz de distinguir claramente los bostezos de "las aperturas de boca que no son bostezos" basándose en cuánto tiempo está abierta la boca.

Los investigadores hicieron esto mediante el uso de imágenes de vídeo 4D para examinar todas las veces que los fetos abrían sus bocas.

Nadja Reissland del departamento de psicología de la Universidad de Durham, quien dirigió el estudio, dijo que la función e importancia de que los fetos bostecen todavía no se conoce, pero los resultados sugieren que podría estar unido al desarrollo fetal y podría proporcionar indicios sobre la salud de los bebés aún no nacidos.

"A diferencia de nosotros, los fetos no bostezan de forma contagiosa, ni bostezan porque tengan sueño", dijo. "En su lugar, la frecuencia del bostezo en el vientre podría estar ligada a la maduración del cerebro en la gestación".

El estudio se llevó a cabo con ocho fetos femeninos y siete masculinos de entre 24 y 36 semanas de gestación. Los investigadores encontraron que los bostezos bajaron a partir de las 28 semanas y que no había una diferencia significativa en cuanto a la frecuencia de bostezo entre niños y niñas.

 
Crecer en un ser humano completamente formado es un proceso largo y los científicos han descubierto que los bebés que aún no han nacido tragan y se estiran en el vientre, además de bostezar. Imagen de archivo de un ultrasonido en cuatro dimensiones en una clínica de Arlington, Texas, el 26 de noviembre de 2007. REUTERS/Jessica Rinaldi