Los postres de chocolate ya no se limitan a lo dulce y pegajoso

martes 20 de noviembre de 2012 17:16 CET
 

NUEVA YORK (Reuters) - Restaurantes y escuelas de cocina están maridando el chocolate con ingredientes tan sorprendentes como la remolacha, el queso de cabra y fideos de lasaña para llevar un sabor totalmente diferente a la carta de postres.

Desde el chocolate blanco y el queso de cabra en el restaurante wd-50 en Nueva York, al postre de masa de pizza al horno en la tratoria Queen Margherita en Nutley, Nueva Jersey, el chocolate está consiguiendo un cambio de imagen.

"Oh wow, fantástico!", dijo Kelly Horn, de 24 años, de Darien, Connecticut, mientras degustaba con entusiasmo pasta al horno y Baci, el dulce italiano cuyo nombre significa "beso", en una clase de cocina de chocolate en Eataly, un bazar de alimentos de Manhattan.

"Estaba intrigado. Nunca he visto que se utilice el chocolate de esa manera", dijo su novio, Neal Siegrist, de 24 años, fanático de la comida y agente financiero que inscribió a la pareja en el taller, dirigido por el fabricante de chocolates La Scuola del Cioccolato, con sede en Perugia, Italia.

Con una berenjena en una mano y una barra de chocolate en otro, la historiadora de comida Francine Segan dijo a la clase que dado que el chocolate se deriva del grano del cacao, que nace de una semilla, su sabor puede ser muy variado.

"El chocolate no es dulce hasta que no se le añade azúcar", dijo Segan a sus 30 alumnos. "Si tienes un cien por cien de chocolate, se puede ir a cualquier sabor, dulce o salado".

Las creaciones de postres inusuales tienen siglos de historia, que comenzó cuando Cristobal Colón llevó por primera vez chocolate al Viejo Continente y los cocineros trataron de amortizar la preciosa importación con ingredientes locales menos caros, como los garbanzos que creían en abundancia en Italia.

"Los garbanzos tienen esa deliciosa cremosidad que no le quita el chocolate", dijo Segan mientras preparaba un postre de ravioli, garbanzos y chocolate.

Menos dulce que muchos postres, los emparejamientos extraños mantienen en gran medida el sabor del chocolate a raya, algo que gustó a Cate Liguori, de 27 años, y a su madre Stephanie Sands, de 59, que vive cerca de la capital del chocolate americana, Hershey, Pennsylvania.   Continuación...

 
Restaurantes y escuelas de cocina están maridando el chocolate con ingredientes tan sorprendentes como la remolacha, el queso de cabra y fideos de lasaña para llevar un sabor totalmente diferente a la carta de postres. En la imagen, la chef Yoake San presenta una creación de Audrey Lempeseur y Frederic Cassel en la 18º Saló del Chocolate, en París, el 30 de octubre de 2012. REUTERS/Gonzalo Fuentes