El tercer libro del Papa reafirma la virginidad de María

miércoles 21 de noviembre de 2012 11:44 CET
 

CIUDAD DEL VATICANO (Reuters) - El papa Benedicto XVI publicó el martes la última parte de su trilogía sobre la vida de Jesús, en la que reafirma con fuerza que el que Jesús naciera de una mujer virgen es una verdad "inequívoca" de la fe.

El libro, titulado "Las historias de la infancia. Jesús de Nazaret", se publica simultáneamente en todo el mundo en 21 idiomas y con toda probabilidad será otro superventas, como los volúmenes anteriores.

Dividida en un prólogo, cuatro capítulos y un epílogo, recorre y analiza el Evangelio desde el nacimiento de Jesús a su presentación en el Templo a los 12 años.

Los anteriores volúmenes recogieron la vida adulta de Jesús y su ministerio público.

Un apartado del libro se llama "Virgen María - ¿Mito o verdad histórica?".

La Iglesia enseña que Jesús era hijo de Dios y que fue concebido por el Espíritu Santo, que integra la santísima trinidad.

En un lenguaje sencillo a la vez académico pero aún así accesible para un lector no especializado, Benedicto XVI dice que la historia del nacimiento de Jesús de una mujer virgen no es sólo una adaptación de anteriores leyendas griegas o egipcias y conceptos arquetípicos, sino algo totalmente nuevo en la historia.

"Es la creativa palabra de Dios la que nos aporta algo nuevo. Jesús, nacido de María, es un hombre completo y un Dios completo, sin confusión y sin separación", escribe.

"Los relatos de Mateo y Lucas no son mitos llevados a un escenario superior. Están firmemente enraizados, en términos de su concepción básica, en la tradición bíblica de Dios Creador y Redentor", escribe.   Continuación...

 
El papa Benedicto XVI publicó el martes la última parte de su trilogía sobre la vida de Jesús, en la que reafirma con fuerza que el que Jesús naciera de una mujer virgen es una verdad "inequívoca" de la fe. En la imagen, un obispo sostiene una copia del libro de Benedicto XVI "La infancia de Jesús" durante una presentación en el Vaticano, el 20 de noviembre de 2012. REUTERS/Alessandro Bianchi