La ingesta infantil de pescado, clave contra el asma

miércoles 14 de noviembre de 2012 11:01 CET
 

(Reuters) - Los bebés que comieron pescado entre los seis meses y el primer año de vida tuvieron un riesgo menor de desarrollar síntomas similares al asma que los bebés que comieron pescado antes de los seis meses o después de su primer cumpleaños, según un estudio holandés.

Los resultados, basados en más de 7.000 niños en Holanda, apoyan la teoría de que una exposición temprana a ciertos ácidos grasos que se encuentran en el pescado les protegen contra el desarrollo del asma, dijo la autora que lo dirigió, Jessica Kiefte-de Jong, en el Erasmus Medical Center de Rotterdam.

"La introducción al pescado entre los seis y los 12 primeros meses, no un consumo posterior, está asociado a una menor prevalencia de respirar con dificultad", escribieron ella y sus compañeros en Pediatrics.

"Podría existir una ventana de exposición entre seis y 12 meses, de manera que el pescado podría estar asociado con la reducción del riesgo de asma".

Las preocupaciones sobre las alergias provocadas por el marisco dan lugar a que algunos padres y médicos retrasan la introducción del pescado en las dietas de sus bebés. Sin embargo, algunas investigaciones han encontrado que el consumo de pescado por parte de la madre durante el embarazo, o el consumo del bebé desde el principio, podrían hacer que el riesgo de asma sea más bajo.

Utilizando información sobre salud y dietas de un grupo de 7.210 niños nacidos entre 2002 y 2006 en Rotterdam, los investigadores descubrieron que 1.282 niños comieron pescado en los seis primeros meses de vida, 5.498 lo ingirieron en los siguientes seis meses y 431 no comieron pescado hasta que tuvieron un año.

Los investigadores después observaron los registros de salud de cuando los niños tenían cuatro años y de cuántos padres informaron de que sus hijos tenían dificultades para respirar o falta de aliento.

Entre un 40 y un 45 por ciento de los padres de niños que no comieron pescado hasta después de su primer cumpleaños dijeron que sus hijos tenían dificultades para respirar, comparado con el 30 por ciento de los niños que comieron pescado por primera vez cuando tenían entre seis y 12 meses de edad.

Los niños que tomaron pescado antes de los seis meses de edad tenían un riesgo similar a aquellos a los que se les introdujo después del primer año de vida.   Continuación...

 
Los bebés que comieron pescado entre los seis meses y el primer año de vida tuvieron un riesgo menor de desarrollar síntomas similares al asma que los bebés que comieron pescado antes de los seis meses o después de su primer cumpleaños, según un estudio holandés. En la imagen, de archivo, pescado capturado al norte de Viena. REUTERS/Herwig Prammer