El capitán del Prestige reconoce que había "corrosión" en el buque

martes 13 de noviembre de 2012 19:53 CET
 

MADRID (Reuters) - El capitán del buque Prestige, que se hundió frente a las costas gallegas hace una década ocasionando una de las mayores catástrofes ecológicas en España, reconoció el martes durante el juicio haber detectado indicios de "corrosión" en los tanques del barco.

El petrolero griego, que navegaba con bandera de Bahamas hacia Gibraltar, sufrió un accidente ante las costas gallegas el 13 de noviembre de 2002 y, tras seis días a la deriva, se partió en dos hundiéndose en el océano Atlántico y causando una marea negra de 77.000 toneladas de fuel que afectó gravemente a la costa gallega, cantábrica e incluso francesa.

"No observé ningún tipo de rotura. Sí que vi corrosión pero yo no estoy capacitado para medir la corrosión (...), en qué punto (está), pero sí que había algo de corrosión", reconoció el capitán del barco, Apóstolos Mangouras, en su primera jornada de declaración en el juicio sobre el vertido.

Según recogieron medios españoles, durante la sesión se presentó un informe firmado por Mangouras el 30 de octubre de 2002 - cuando relevó al anterior capitán - en el que había certificado que "no hay defecto" en los tanques y que estos estaban en "buenas condiciones".

La Fiscalía pide 12 años de cárcel para Mangouras - que ya pasó 83 días en la cárcel tras el hundimiento - por un delito contra el medio ambiente y otro de daños en un espacio natural protegido.

Mangouras dijo además en su declaración del martes, que realizó en su griego natal con traducción simultanea, que en los días posteriores al accidente pidió un nuevo rumbo a las autoridades españolas y no un puerto refugio porque pensó que le iban a dar éste último y añadió que la decisión de alejarlo de la costa fue la peor que se pudo tomar.

Además del capitán, están imputados en la causa el jefe de máquinas, Argyropoulos Nikolaos; el primer oficial, el filipino Irineo Maloto - que permanece en paradero desconocido -, y el director general de la Marina Mercante en ese momento, José Luis López-Sors.

Más de 2.000 afectados y casi un centenar de letrados acuden a un juicio en el que se piden indemnizaciones de más de 4.121 millones de euros para una tragedia medioambiental que, solo en España, se estima que costó 3.862 millones de euros.

/Por Teresa Medrano/

 
El capitán del buque Prestige, que se hundió frente a las costas gallegas hace una década ocasionando una de las mayores catástrofes ecológicas en España, reconoció el martes durante el juicio haber detectado indicios de "corrosión" en los tanques del barco. En la imagen, Apostolos Mangouras, capitán del petrolero con bandera bahameña Prestige, durante su declaración en el juicio por el vertido en La Coruña, el 13 de noviembre de 2012. REUTERS/Miguel Vidal