China lucha por impresionar a los jóvenes con su propaganda

jueves 8 de noviembre de 2012 22:22 CET
 

SHANGHÁI (Reuters) - En los próximos días, Joy Zhang, de 26 años, verá en un ordenador sus series estadounidenses preferidas, como "Prison break", porque los canales chinos de televisión estarán dedicados a programación aprobada por el Estado mientras dure el congreso que celebra cada cinco años el Partido Comunista.

Zhang, que vive en Shanghái y trabaja en una empresa de manufactura, forma parte de los cada vez más jóvenes poco impresionados por programas patrióticos como los dramas "rojos" que llenan las ondas en momentos de grandes sucesos políticos.

"Como hija de finales de los 80, quiero ver diferentes culturas, pensamientos, ideas y cosas interesantes en este mundo", explicó.

Los dramas rojos, que fueran una efectiva herramienta de propaganda del Partido Comunista y que Zhang tuvo que ver en el colegio, "no tienen nada nuevo que decir", comentó.

Pero mientras el 18º Congreso del Partido se celebra en Pekín, los programas, que glorifican al Ejército, al Partido y a los campesinos ordinarios que vivían vidas sencillas en los primeros días del comunismo chino, son inevitables.

"Si no son dramas (familiares) en la televisión, entonces son toca clase de dramas rojos, ¡no me digas que tengo que ver las noticias!", se quejaba una veinteañera en una red de microblogs.

"Hoy me voy a dormir pronto, no hay programas interesantes en televisión. Dramas rojos por todas partes", comentó otra.

La eficacia de estas producciones como herramienta para propagar el comunismo está menguando, y los expertos dicen que el Gobierno debe reinventarlas si quiere mantener algo de relevancia para los espectadores jóvenes.

"Los dramas rojos tienen que cambiar, desde luego. Los tiempos son diferentes ahora", dijo Xiao Xiao-sui, profesor de teoría y cultura de medios en la Universidad Baptista de Hong Kong.   Continuación...