La fiscalía egipcia pide al Gobierno que bloquee páginas porno

miércoles 7 de noviembre de 2012 19:53 CET
 

EL CAIRO (Reuters) - La fiscalía egipcia ordenó el miércoles el bloqueo de las páginas webs pornográficas, un movimiento que probablemente goce de popularidad entre los resurgidos conservadores religiosos, pero que se mirará con suspicacia por parte de los liberales, temerosos de un aumento de la censura.

El fiscal Maguid Mahmoud ordenó a las autoridades gubernamentales que "tomaran las medidas necesarias para bloquear cualquier imagen o escena pornográfica corrupta o que corrompa y que sea inconsecuente con los valores y las tradiciones del pueblo egipcio y del alto interés del Estado".

Mahmoud dijo que su decisión era una respuesta a otra sentencia judicial de 2009 que decía que esas páginas debían ser bloqueadas. No está claro si la decisión ha sido tomada por presiones políticas.

Mahmoud fue ampliamente criticado en octubre después de la absolución de antiguos altos cargos de la época de Mubarak acusados de organizar actos violentos durante el levantamiento que depuso al ex presidente.

El nuevo presidente, Mohamed Mursi, fracasó en su intento de reemplazar a Mahmoud el mes pasado nombrándolo embajador en el Vaticano.

En septiembre, Hany Mahmoud, ministro de Telecomunicaciones, fue citado en los medios diciendo que sería técnicamente difícil bloquear las páginas pornográficas y que la forma correcta de tratar el asunto sería aumentar la conciencia entre la juventud.

Las páginas pornográficas, entre otras, son habitualmente bloqueadas en muchos países de Oriente Próximo, incluyendo los estados del golfo Pérsico e Irán, pero los usuarios locales suelen encontrar formas de sortear las restricciones.

 
La fiscalía egipcia ordenó el miércoles el bloqueo de las páginas webs pornográficas, un movimiento que probablemente goce de popularidad entre los resurgidos conservadores religiosos, pero que se mirará con suspicacia por parte de los liberales, temerosos de un aumento de la censura. En la imagen de archivo, el fiscal Abdel Maguid Mahmoud habla a la prensa el pasado 13 de octubre. REUTERS/Amr Abdallah Dalsh