7 de noviembre de 2012 / 15:47 / hace 5 años

El Gobierno francés presenta un proyecto de ley de matrimonio gay

PARÍS (Reuters) - El Gobierno socialista francés aprobó el miércoles un proyecto de ley para permitir el matrimonio entre parejas del mismo sexo, una decisión que provocó un feroz ataque de dirigentes religiosos y políticos conservadores.

El Gobierno socialista francés aprobó el miércoles un proyecto de ley para permitir el matrimonio entre parejas del mismo sexo, una decisión que provocó un feroz ataque de dirigentes religiosos y políticos conservadores. En la imagen, la ministra francesa de Derechos de la Mujer y portavoz del Gobierno durante una intervención en París el 7 de noviembre de 2012. REUTERS/Philippe Wojazer

La ley propuesta, presentada como la primera reforma social importante de la presidencia de François Hollande, otorgaría a las parejas gays el derecho a adoptar niños pero no a emplear métodos de reproducción asistida como la inseminación artificial.

Está previsto que el Parlamento vote la propuesta a mediados de 2013.

El borrador es un compromiso, que deja fuera el complejo asunto de la reproducción asistida para facilitar su aprobación parlamentaria. Sin embargo, diputados de izquierdas han declarado su intención de enmendar el texto para incluirlo.

Los líderes de todas las grandes religiones y algunos diputados conservadores han criticado duramente el plan, y varios grupos católicos han anunciado manifestaciones en contra la semana que viene.

“Este es un paso importante hacia la igualdad de derechos”, dijo a la prensa la ministra de Familia, Dominique Bertinotti, después de que el gabinete aprobara el borrador para permitir el “matrimonio para todos”, como describen la reforma sus partidarios.

Una portavoz del Gobierno dijo que Hollande había dicho al gabinete que la reforma sería un “progreso no sólo para unos pocos, sino para toda la sociedad”, en una clara respuesta a la acusación del cardenal de París, Andre Vingt-Trois, sobre que el proyecto es “un fraude” que favorece a una diminuta minoría.

LA IGLESIA Y LOS CONSERVADORES SE OPONEN

El líder de la Iglesia católica francesa dijo el sábado pasado a sus colegas obispos en la localidad de Lourdes que el matrimonio entre personas del mismo sexo desequilibrará la sociedad francesa y perjudicará a los niños que crecen sin un padre y una madre.

Jean-François Cope, secretario general del partido conservador UMP, dijo que el plan del Gobierno “creará un caos” en el Código Civil, que tendría que reescribirse para retirar las alusiones al género de los fragmentos relacionados con asuntos de familia.

Sus críticas han dominado el debate público en las últimas semanas, provocando una ligera caída en el apoyo de los votantes a en torno el 60 por ciento para el matrimonio gay y del 50 por ciento para la adopción gay.

Si se aprueba la ley, Francia, una sociedad de tradición católica donde los fieles que acuden a misa son ahora una minoría inferior al 10 por ciento de la población, se convertiría en el duodécimo país del mundo que permite el matrimonio homosexual.

Francia legalizó en 1999 las uniones civiles sin requisitos de género, y ahora se celebran casi tantas como matrimonios tradicionales, pero sólo un 4 por ciento de ellas son entre parejas del mismo sexo.

En las últimas semanas, tanto la Iglesia católica como las minorías religiosas judía, musulmana, cristiano ortodoxa y budista han sido especialmente severas al criticar la posibilidad de adopción y reproducción asistida por parte de homosexuales.

En sus distintos comunicados han evitado emplear argumentos religiosos, basando sus críticas en lo que dicen son problemas legales, psicológicos y sociales.

MÁS TIEMPO PARA EL DEBATE

El Gobierno subestimó en un principio la oposición a la reforma, pero en enero decidió extender el tiempo para audiencias parlamentarias, cuando sus detractores le acusaron de sofocar el debate.

El grupo proderechos homosexuales Inter-LGBT tenía previsto celebrar una marcha el miércoles por la noche ante la Asamblea Nacional para pedir que la reproducción asistida, que ahora sólo está disponible para parejas heterosexuales casadas, se incluya en el borrador.

Algunas lesbianas francesas que quieren tener hijos viajan a la vecina Bélgica para recibir tratamientos de inseminación artificial.

Recurrir a madres de alquiler es ilegal en Francia y el borrador no cambiaría ese aspecto, de modo que dos hombres homosexuales no podrían recurrir a una madre de alquiler en el extranjero y lograr que el niño fuera reconocido como hijo de ambos a su regreso a Francia.

Los derechos de adopción ayudarían a las parejas gays que ya tienen hijos, porque su pareja sin vínculo biológico con el niño podría convertirse en padre en términos legales. Se estima que hay entre 40.000 y 200.000 de estos casos.

Pero es improbable que muchas parejas homosexuales puedan adoptar niños con los que no guardan relación, ya que hay una escasez de niños para las parejas heterosexuales que ya están buscando adopciones.

/Por Tom Heneghan/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below