Diferentes posiciones chocan en el foro del G-20 en China

jueves 31 de marzo de 2011 11:52 CEST
 

Por Daniel Flynn y Kevin Yao

NANJING, China, 31 mar (Reuters) - China rechazó el jueves la presión de París y Washington a favor de una rápida reforma del sistema monetario mundial, cuya inestabilidad podría hacer, en opinión del presidente francés, Nicolas Sarkozy, que la economía mundial vuelva a entrar en crisis.

Las visiones divergentes, claras desde el comienzo de la reunión del G-20 en China, ponen de relieve las dificultades a las que se enfrenta Sarkozy para cumplir su objetivo de diseñar una reforma del orden monetario mundial para final de año.

"Sin reglas, el sistema monetario internacional y financiero es incapaz de anticipar crisis, burbujas financieras y la expansión de los desequilibrios", dijo Sarkozy en una reunión de ministros de Finanzas, banqueros centrales y destacados académicos.

"Sin reglas ni supervisión, el mundo se arriesga a estar condenado a crisis cada vez más serias y severas", agregó.

Francia preside durante este año el G-20, que reúne a las economías desarrolladas y emergentes que representan cerca del 85 por ciento de la producción global.

Pekín, pese a ser el anfitrión, no ha mostrado demasiado entusiasmo por la iniciativa o por los amplios planes de reforma de Sarkozy.

China teme que el objetivo velado sea obligarla a permitir que el yuan se cotice más libremente y que desmantele los controles de capital más rápido de lo que desea.

"El proceso de reforma será a largo plazo y complejo", dijo el viceprimer ministro chino, Wang Qishan, en sus comentarios iniciales.   Continuación...