Manifestación en Londres contra los recortes del Gobierno

sábado 26 de marzo de 2011 12:33 CET
 

Por Michael Holden

LONDRES, 26 mar (Reuters) - Decenas de miles de británicos tienen previsto protestar el sábado contra las medidas de austeridad del Gobierno de coalición, en la mayor manifestación convocada en la capital desde la invasión a Irak en 2003.

Líderes de sindicatos sostienen que más de 200.000 personas podrían unirse a la manifestación, irritadas por los enormes recortes del gasto público, el creciente desempleo, el aumento de impuestos y las reformas de pensiones, además de la caída o congelación de salarios y la inflación.

El Gobierno liderado por conservadores está llevando a cabo un programa de reducción de deuda para eliminar virtualmente en 2015 el déficit de presupuesto, que actualmente llega al 10 por ciento del PIB, a fin de proteger las calificaciones de crédito triple A de Reino Unido.

Sin embargo, los sindicatos argumentan que las medidas han ido demasiado lejos muy rápido y carecen de solidez económica, por lo cual ponen en riesgo el futuro de la expansión y causan miseria a millones de británicos de clase media y baja, en momentos en que el desempleo llega a su peor nivel desde 1994.

"Todo señala que (la marcha) tendrá un enorme apoyo", dijo Brendan Barber, secretario general de la organización Trades Union Congress (TUC).

Barber espera que sea la mayor manifestación vista en Londres desde que hasta un millón de personas protestaron contra los planes de invadir Irak en 2003.

"Hay una clase de murmullo sobre el tema. Así que creo que será un acontecimiento muy, muy grande y un mensaje poderoso al Gobierno de que está perdiendo su respaldo", dijo a Reuters en una entrevista concedida previamente esta semana.

Muchos países europeos han sido escenario de masivas protestas en los últimos meses, mientras los Gobiernos reducen el gasto público en un intento por lograr que sus economías se recuperen por completo de la crisis financiera internacional.

El primer ministro David Cameron ha insistido en que no tiene intención de revertir sus políticas y asegura que cuenta con el apoyo de una serie de instituciones económicas internacionales y británicas.