La reconstrucción tras el seísmo aceleró la economía chilena

sábado 26 de febrero de 2011 13:26 CET
 

Por Fabián Andrés Cambero

SANTIAGO, 26 feb (Reuters) - Un año después de haber sufrido uno de los peores terremotos en el mundo, Chile tiene una economía boyante debido en parte a la reconstrucción, pero no está a salvo de los efectos de esta bonanza ni de las quejas de quienes aún no han recuperado sus vidas.

El Gobierno tiene el desafío de mantener el crecimiento económico a largo plazo una vez que ese favorable impacto transitorio se diluya, en medio de presiones inflacionarias que amenazan a la región latinoamericana.

El seísmo de magnitud 8,8 del 27 de febrero de 2010 y los posteriores tsunamis, que se cobraron la vida de más de 500 personas, dejó daños por 30.000 millones de dólares, según cálculos de Gobierno, que obligaron al presidente Sebastián Piñera a lanzar un ambicioso plan de reconstrucción.

En poco tiempo, la economía chilena dejó atrás el impacto del terremoto y el Banco Central calcula que registró una expansión del 5,2 por ciento para 2010.

"No hay duda de que la economía se recuperó increíblemente rápido. Dos meses después no había absolutamente signos de que la economía fue golpeada por un intenso terremoto", dijo Alberto Ramos, de Goldman Sachs en Nueva York.

El Gobierno lanzó un programa de reconstrucción por más de 8.000 millones de dólares (unos 5.830 millones de euros) financiado por diversas fuentes que ha agregado aún más dinamismo a la demanda.

"Hemos conseguido el 100 por ciento del financiamiento para esta reconstrucción y además hemos logrado recuperar nuestra economía y recuperar la creación de empleo", afirmó recientemente el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

Las labores de recuperación marcaron además el primer año de Piñera, un conservador que puso fin a dos décadas de gobiernos de centroizquierda, y quien ha visto un drástico retroceso en su aprobación en medio de las quejas por los retrasos en el programa de reconstrucción.   Continuación...