PERFIL-Rousseff: de rigurosa tecnócrata a política sensible

domingo 2 de enero de 2011 11:25 CET
 

Por Jeferson Ribeiro

BRASILIA, 2 ene (Reuters) - Dilma Rousseff dará a la presidencia de Brasil un carácter más de gestora.

Esa es una evaluación general de aliados y analistas políticos sobre la gestión de la integrante del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), quien también tendrá que desarrollar su habilidad política para cumplir sus promesas y suceder al presidente más popular en la historia del país.

Conocida por cobrar con rigidez el cumplimiento de plazos y metas, Rousseff aprendió con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva y durante la campaña electoral a usar un poco más de corazón cuando el tema es la política.

Algunos asesores afirman que después de ser escogida por Lula para presentarse a la presidencia no fueron pocas las ocasiones en que se sentaban a conversar con él durante horas, como si el mandatario diera clases a su sucesora.

Parte de la personalidad firme de Rousseff fue construida durante los "años de plomo", cuando ingresó en organizaciones clandestinas para combatir a la dictadura militar en su época de estudiante universitaria en Minas Gerais.

Hija de un próspero inmigrante búlgaro que huyó de la opresión política en su país, la militante rebelde fue encarcelada y torturada durante tres años, entre 1970 y 1973.

La política recomenzó su vida en Porto Alegre a los 26 años y en esa ciudad desarrolló sus cualidades gerenciales en los cargos públicos. Fue secretaria estatal de Energía y Hacienda.

Su fama de dura fue ironizada por ella misma en un discurso en 2009: "Soy una mujer dura cercada de hombres blandos", declaró en un evento para mujeres.   Continuación...