Alemania está abierta a negociar una unión fiscal en UE-ministro

domingo 12 de diciembre de 2010 17:41 CET
 

BERLÍN, 12 dic (Reuters) - Alemania está abierta a una discusión sobre si los países que comparten el euro deberían armonizar sus políticas fiscales, dijo el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble.

En una entrevista publicada el domingo en el diario Bild am Sonntag, Schaeuble declaró que la decisión tomada en la creación del euro de no integrar las finanzas estatales en un marco de trabajo europeo podría discutirse de nuevo.

"La discusión básica fue que la política fiscal y de presupuesto se decidiera a nivel nacional. Si cambia, entonces podemos hablar de eso", aseveró.

Berlín se ha opuesto a los llamamientos de España y otros países a avanzar hacia una "unión fiscal" legalmente establecida en el bloque de 16 naciones, pero la semana pasada pareció haberse aprobado una forma limitada de coordinación política.

Mirando hacia adelante, Schaeuble estimó que los Estados miembros de la Unión Europea se acercarían políticamente.

"En diez años tendremos una estructura que corresponda mucho más firmemente a lo que se describe como unión política", indicó.

En un adelanto de la entrevista publicado el sábado, Schaeuble dijo que el euro está auqí para quedarse y advirtió que aquellos que apuestan contra su supervivencia están cometiendo un error.

Los líderes europeos se reúnen la semana próxima para discutir modos de resolver una crisis de deuda de la zona euro, que ha llevado rescatar a Grecia e Irlanda, y que analistas dicen podría atrapar a otros países. Se espera que acuerden los términos de un mecanismo de rescate permanente para el bloque.

Alemania y Francia han prometido alinear de mejor manera sus políticas tributarias y laborales para fomentar la convergencia en la zona euro, pero han rechazado los llamamientos de un incremento en el fondo de rescate del bloque y los bonos soberanos conjuntos.

La presión sobre miembros de la zona euro con altos déficits se alivió ligeramente en la última semana después de que el Banco Central Europeo comprase bonos de Gobierno, en un mercado débil de final de año, disminuyendo los costes de endeudamiento de los países de la periferia sur de Europa.