Tras la euforia, Rusia empieza a calcular los costes del Mundial

sábado 4 de diciembre de 2010 18:17 CET
 

MOSCÚ, 4 dic (Reuters) - A medida que se va diluyendo la euforia por haber ganado ser la sede del Mundial de 2018, Rusia comienza a plantearse el desafío de reformar sus deterioradas infraestructuras para organizar la competición más prestigiosa del fútbol.

La prensa local elogió el trabajo realizado por el primer ministro, Vladimir Putin, y el viceprimer ministro, Igor Shuvalov, para conseguir la victoria "de cuento de hadas" para los aficionados rusos.

"Podéis tomarme la palabra: El Mundial de 2018 se llevará a cabo según los estándares más altos", dijo Putin después de volar hasta Zúrich para dar las gracias a la FIFA.

Putin dijo que la sinfraestructuras estarán a tiempo y que los 10.000 millones de dólares (6.744 millones de euros) que costaría el evento se recaudarían en parte gracias al apoyo de las empresas más grandes de Rusia, como la compañía de gas Gazprom (GAZP.MM: Cotización) y la petrolera LUKOIL (LKOH.MM: Cotización).

El ministro de Finanzas, Alexei Kudrin, dijo que se prevé un gasto estimado de entre 200.000 y 300.000 millones de rublos (entre los 4.600 y los 6.900 millones de euros).

"La carga principal del gasto será a partir de 2013, después de terminar todas las sedes olímpicas (de invierno de Sochi de 2014)", dijo Kudrin.

Sea cual sea la cifra, el desafío es enorme. Rusia tiene que reformar o construir miles de kilómetros en carreteras y vías férreas, además de realizar mejoras en los aeropuertos, telecomunicaciones y hoteles en todo el país.

SIN RETROCESOS

El Kremlin hizo un llamamiento para que la gente se abstenga de robar el dinero destinado a las obras, en un claro recordatorio de la corrupción que acompaña a casi todos los grandes proyectos de infraestructuras en Rusia.   Continuación...