24 de noviembre de 2010 / 19:38 / hace 7 años

PREVIA - Cataluña, dispuesta a devolver el poder al nacionalismo

Por Elisabeth O‘Leary

BARCELONA, 24 nov (Reuters) - Convergencia i Unió desbancará previsiblemente del poder a los socialistas catalanes en las elecciones autonómicas del domingo, en una muestra del descontento con los elevados niveles de paro y un separatismo creciente.

El resultado catalán, además de la importancia para la política regional, podría apuntar a una debacle de los socialistas en las elecciones municipales y autonómicas de mayo del año que viene, y en último término, una derrota del partido de José Luis Rodríguez Zapatero en las generales de 2012.

El Gobierno de Zapatero atraviesa una situación complicada ante una economía estancada y un alto desempleo, al tiempo que los sondeos dan entre ocho y 13 puntos de ventaja al Partido Popular si hoy se celebrasen elecciones a nivel nacional.

Zapatero ha dependido del apoyo del Partido Nacionalista Vasco y de Coalición Canaria para conseguir la aprobación de los presupuestos austeros de 2011 con los que espera proteger a España de la crisis en la eurozona que está aumentando la presión sobre Portugal y obligado a Irlanda a solicitar el rescate de la UE y el FMI.

“El resultado del Partido Socialista en Cataluña (...) se entenderá como un castigo a Zapatero (...) y por lo tanto dañará su imagen”, dijo Eva Anduiza, profesora de política en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

En Cataluña, los sondeos dan a los nacionalistas moderados de CiU una ventaja de 10 puntos el domingo, y señalan que los socialistas, los independentistas y los ecologistas de izquierda no sumarían suficientes votos como para repetir el tripartito que ha gobernado los últimos siete años.

CRECE LA POBREZA

Cataluña es la segunda región más rica del país y supone casi una quinta parte de su Producto Interior Bruto, pero está casi tan endeudada como el Estado, y el paro se ha duplicado en dos años hasta situarse por encima del 17 por ciento, apenas 2,5 puntos por debajo de la media nacional.

Casi uno de cada cuatro habitantes de su capital, Barcelona, vivirá por debajo del umbral de la pobreza a finales de año, según Caritas, una estadística impactante en una ciudad que atrae a millones de turistas cada año, que acuden a disfrutar de su arquitectura modernista, su ambiente y sus playas.

Los catalanes dicen que la crisis ha sido especialmente devastadora con los inmigrantes y otros sectores más pobres de la sociedad que tradicionalmente votaban socialista.

La deuda pública regional es de 29.500 millones de euros, casi un tercio del total de todas las comunidades autónomas. Los déficit presupuestarios han pesado sobre Zapatero en su intento de reducir el déficit público español, que alcanzó un máximo de 11,1 por ciento del PIB en 2009.

Gracias al acuerdo con vascos y canarios en el Congreso de los Diputados, el PSOE ha conseguido aprobar los recortes de gasto y casi se ha garantizado aguantar hasta el final de la legislatura. Pero CiU, el segundo partido más grande de la oposición tras el PP, se abstuvo en la votación del plan de recortes de 15.000 millones de euros de este verano y ha dicho que decidirá si apoya o no las propuestas del Gobierno una a una.

REIVINDICACIÓN

Los nacionalistas de centroderecha podrían convertirse en un dolor de cabeza para los socialistas si consiguieran una mayoría más grande de lo esperado y la utilizaran, como ha dicho su líder y candidato a ‘president’, Artur Mas, para pedir un pacto fiscal propio, que podría perjudicar las finanzas centrales.

Además de la economía, el apoyo al hecho diferencial catalán es uno de los principales factores que explican la probable derrota socialista en Cataluña, aunque CiU admite que la independencia dividiría a los catalanes.

Zapatero apoyó el nuevo Estatuto de autonomía de 2006, que declaraba a Cataluña una nación, pero éste y algunos otros elementos simbólicos fueron anulados por el Tribunal Constitucional en una polémica sentencia este mes de julio. Ello dio la impresión de que el presidente del Gobierno trató inútilmente de conjugar intereses contrapuestos. Cientos de miles de personas salieron a las calles de Barcelona para protestar por la sentencia.

“Para Cataluña, la sentencia fue muy importante. Es algo de muy adentro. Fue una decepción muy grande”, dijo Tomás García, un vendedor de 40 años.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below