Las economías emergentes ganan influencia en el FMI

sábado 23 de octubre de 2010 15:47 CEST
 

Por Luciana Lopez y Alan Wheatley

GYEONGJU, Corea del Sur, 23 oct (Reuters) - Las economías emergentes de rápido crecimiento tendrán una voz más fuerte en el Fondo Monetario Internacional (FMI) según un acuerdo trascendental alcanzado el sábado, que refleja un traspaso en el poder mundial desde los países industriales.

Las reformas suponen una revisión a fondo del orden económico mundial establecido tras la creación del FMI después de la Segunda Guerra Mundial, lo que llevó a su director general, Dominique Strauss-Kahn, a calificarlo de histórico.

"Es la reforma más grande en la historia del gobierno de la institución", declaró a la prensa.

De acuerdo con el pacto, más de un seis por ciento del poder de voto en el Fondo pasará a dinámicos países en desarrollo como China, que se convertirá en el tercer mayor miembro del prestamista, que cuenta con 187 países y tiene su sede en Washington.

Europa entregará dos de los ocho o nueve asientos que controla en un momento dado en la Junta Ejecutiva del FMI, que seguirá teniendo 24 miembros, según la declaración emitida tras un encuentro de ministros de Finanzas del Grupo de las 20 mayores economías. Esta reducción es menor de la que quería Estados Unidos

El G-20 también ha acordado duplicar las cuotas del FMI, que determinan lo que debe contribuir al Fondo uno de los 187 miembros y cuánto pueden pedir en crédito a éste.

Actualmente las cuotas suman cerca de 340.000 millones de dólares (unos 244.000 millones de euros). El FMI había pedido que esta cantidad se duplicara, aduciendo que así estaría "en una posición firme para lidiar con las crisis que pudieran venir más en los próximos años". El G-20 dijo que las reformas acordadas en Corea del Sur harán que el Fondo sea "más eficaz, creíble y legítimo".

Sin embargo, Washington, que tiene una participación de un 17,67 por ciento en cuotas del FMI, conservará su poder de veto para las decisiones más importantes, que seguirán exigiendo una mayoría del 85 por ciento, según funcionarios del FMI.   Continuación...