Reabren a los turistas la Acrópolis de Atenas tras protestas

viernes 15 de octubre de 2010 20:03 CEST
 

ATENAS, 15 oct (Reuters) - Un grupo de trabajadores griegos pusieron fin el viernes a un bloqueo sobre la Acrópolis en Atenas y los turistas pudieron entrar gratis al monumento más famoso de Grecia, custodiados por la policía.

El jueves, la policía utilizó porras y gases lacrimógenos para dispersar a unos 150 trabajadores que prohibieron a los turistas visitar los antiguos templos desde el miércoles, a fin de presionar por pagos atrasados y conseguir contratos a largo plazo.

Decenas de trabajadores continúan protestando frente a la puerta principal del monumento y a los turistas, un poco desconcertados, se les permitió entrar sin pagar, ya que no había nadie encargado de cobrar las entradas.

"Ha sido una gran decepción porque es lo más maravilloso de Grecia, y es lo más grande que hemos estado esperando por ver", dijo la turista estadounidense Angela Soo, antes de entrar al sitio tras una espera de tres días.

Millones de turistas visitan la Acrópolis cada año para admirar sus templos de 2.500 años de antigüedad, como el clásico Partenón dedicado a la diosa Atenea y otros monumentos.

Las reiteradas protestas contra las medidas de austeridad cerraron los sitios arqueológicos del país y dejaron a los turistas varados en los puertos, causando daños en un sector clave como el turismo, que bajó entre un 7 y 8 por ciento este año.

"Estamos disparándonos en el pie con estos actos extremos", dijo el primer ministro, George Papandreu, al Parlamento el viernes, refiriéndose al bloqueo de la Acrópolis.

Los trabajadores habían bloqueado la puerta principal del monumento desde el miércoles, diciendo que tenían pagos pendientes por dos años y exigiendo que sus contratos temporales fueran renovados.

Los ministerios suelen contratar a trabajadores temporales antes de las elecciones sin tener los fondos garantizados para pagar los salarios.

Grecia ha estado despidiendo a trabajadores temporales del Gobierno como parte de los esfuerzos de reducción del déficit acordado en el plan de rescate de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que salvó al país de la bancarrota en mayo.